Los afrodescendientes en América Latina necesitan que se incluyan preguntas sobre la raza en los censos que se realizan en la región para evitar la "invisibilidad" y para poder crear un "mapa étnico" que señale las "brechas" donde actuar, apuntaron hoy expertos de la región.

Durante el taller "Avances y desafíos de los afrodescendientes en los Censos de América Latina", que se desarrolló hoy en el Centro Cultural de España de Montevideo, expertos en censos, cooperación y políticas para la población negra de toda la región se congregaron para analizar como mejorar los datos sobre pertenencia étnica y racial y compartir experiencias de procesos exitosos llevados a cabo en la región.

Según explicó a Efe la costarricense Epsy Campbell, una de las ponentes del taller, el objetivo último es que exista algo tan simple como una pregunta en los censos sobre "la autoidentificación étnica y racial" que permita hacer una "fotografía" cabal de la realidad multicultural del continente.

"Estamos analizando experiencias positivas recientes, como la del último censo uruguayo, y queremos constatarlo con experiencias como la de Brasil, que es el país que más avanzó en buscar datos desagregados en este sentido y que sirvieron para políticas de acción afirmativa, de inclusión étnica y racial y hacia la garantía de derechos", dijo.

Campbell apuntó que es clave el uso de datos estadísticos "como una herramienta de inclusión social" y que por lo tanto es necesario que los países se sientan "comprometidos con una acción pública" para que los censos recojan estas prácticas.

La experta señaló que catorce países de la región incluyeron en sus últimos censos preguntas relativas a la identidad racial, si bien algunos solo "contaron los grupos étnicos" y pocos hicieron un "un mapa racial".

"Por ejemplo, Uruguay hizo un mapa racial amplio, pero Ecuador se preguntó solo a pueblos indígenas y afrodescendientes, pero seguimos sin saber como se identifica la mayoría de la población", ilustró.

Para Campbell, las excusas que se dan para evitar este tipo de preguntas censales son generalmente "folclore que llaman argumentos técnicos" y citó como ejemplo a los que dicen que en su país "no existe diferenciación racial y que esos datos no hacen falta, que es una pregunta difícil porque es subjetiva o que incorporarla hará onerosísimo el censo y no hay personal para analizarlo".

"El tema principal es dar visibilización, puesto que si una población es multicultural, la fotografía tiene que ser multicultural, y hay que dar visibilidad a quienes somos. Los afrodescendientes no quieren estar detrás de las cámaras", añadió Campbell.

Ligado a este punto, está la "distribución de poderes y recursos", puesto que si uno "no está en la foto, ¿porqué te van a dar lo que te corresponde, si no eres parte de ese país?".

Por último, tras la pregunta censal está el "derecho histórico", ya que "demasiados siglos de hacer invisibles a grupos y sectores de población hicieron construir una falsa democracia" en donde las estructuras de poder no tienen participación "de sectores de población minoritarios o mayoritarios como puedan ser los afrodescendientes".