Unos 28 colonos de origen brasileño en el este de Paraguay se quejaron el jueves de que llevan tres semanas de atraso en el inicio de la siembra de trigo debido a la invasión de campesinos que se niegan a abandonar sus fincas pese a una orden judicial de desalojo.

Héctor Cristaldo, líder de la patronal Coordinadora Agrícola del Paraguay, dijo en entrevista con The Associated Press que "la orden judicial no puede ser cumplida en el departamento de Caaguazú (220 kilómetros al este de Asunción) porque el Ministerio del Interior, a cargo de la policía, decidió realizar un censo para cuantificar mujeres, hombres, niños y ancianos".

Agregó que "las autoridades del ministerio argumentan que se debe priorizar el respeto a los derechos humanos de los invasores. ¿Y los derechos humanos de los productores dónde están?".

Caaguazú es el tercer departamento productor de trigo luego de Itapúa y Alto Paraná. El 80% de la cosecha es comprada por Brasil.

En 2011 la cosecha de trigo en todo el país alcanzó 1,44 millón de toneladas y su exportación sumó 650 millones de dólares.

Cristaldo advirtió que "si en esta semana no comienza la siembra la temporada de cultivo de trigo será un fracaso porque a mediados de septiembre próximo se iniciará la siembra de soja".

Lamentó la actitud del gobierno "que no garantiza la propiedad privada. El presidente Fernando Lugo inició el jueves una gira por Asia para promover supuestamente la venta de granos pero aquí la realidad es otra: no apoya la producción. Tiene una posición ambigua que no comprendemos".

Lugo estará hasta el 2 de junio de gira por Taiwán, India, Tailandia, Corea del Sur y Japón.