La nueva película de Jacques Audiard muestra imágenes de pobreza, peleas a puño desnudo y el ataque de una orca. El director francés afirma que se trata de un alegre romance.

"Rust and Bone" ("De rouille et d'os") — una extraña y sorpresiva historia de amor protagonizada por la francesa ganadora de un Oscar Marion Cotillard ("La Vie En Rose") y el belga Matthias Schoenaerts ("Bullhead") — es una de las cintas más esperadas en el Festival de Cine de Cannes, pero el filme dividió a su primer público de periodistas el jueves. "Bastante terrible", tuiteó el crítico de Time Out Dave Calhoun. "Apasionante y conmovedora", dijo Peter Bradshaw de The Guardian.

Audiard ganó el segundo premio del festival en el 2009 con el tenso drama pasional "Un profeta". Dijo que "Rust and Bone" era su intento por hacer algo completamente diferente.

"('Un profeta') era muy masculina. Transcurría en una prisión, el área era muy reducida y no había mujeres ahí", dijo Audiard a reporteros. "Quisimos presentar una historia de amor llena de luz y espacio, y esto es lo que ocurrió".

"Rust and Bone" tampoco está tan lejos del trabajo previo del director. Al igual que "Un profeta", se centra en personajes que luchan por superar circunstancias apremiantes.

Ali, el personaje de Schoenaerts, es un padre soltero poco expresivo que lucha por sobrevivir con su hijo de 5 años. Cotillard interpreta a Stephanie, una entrenadora de orcas en un parque acuático que sufre un accidente devastador en el trabajo. Ambos inician una inesperada relación que se pone a prueba por las circunstancias y por su propio carácter.

Como "Un profeta", la película tiene momentos deprimentes y alentadores, así como un potencial para el melodrama que se ve sesgado por un guión realista.

El guión de Audiard y Thomas Bidegain, una adaptación libre de obras del canadiense Craig Davidson, se desarrolla en la Riviera Francesa, a pocos kilómetros de Cannes, aunque su rudo mundo de clase baja está bastante lejos del lujo del festival.

Para Cotillard, la película marca su regreso al cine europeo tras haber actuado en grandes producciones de Hollywood como "Inception" ("El origen") y "The Dark Knight Rises" ("El caballero de la noche asciende"), la cinta de Batman de próximo estreno.

Ambos actores se desnudan por completo — tanto física como emocionalmente — y llevan a sus personajes en un viaje cuyos giros pondrían a prueba la paciencia del algunos espectadores.

Cotillard admitió haber sentido aprehensión hacia el papel de una mujer enigmática y en problemas que debe reconstruir su vida tras perder las piernas.

"En general, cuando leo un guión ... entiendo inmediatamente al personaje", dijo a los periodistas en el festival el jueves. "Con Stephanie llegué al final del guión y seguía sin saber quién era ella".

"Le dije a Jacques, 'Estoy un poco asustada, no sé si esto va a funcionar'. Y él dijo, 'Yo tampoco'''.

Schoenaerts reveló sentirse intimidado por su compañera de reparto, a quien calificó como "una actriz excepcional".

"Pensé, ahí están Jacques, y Marion, nunca lo voy a lograr", dijo Schoenaerts. "No voy a servirles para nada".

Pero en realidad deja una fuerte impresión como el impulsivo Ali. Cotillard comparó la intensidad de su coprotagonista con la de Daniel Day Lewis o Leonardo DiCaprio.

La combinación de encanto y musculatura del actor belga, aunada a su papel en el drama de suspenso nominado al Oscar "Bullhead", ha llevado a hecho que algunos se aventuren a decir que Hollywood lo adoptará como su próximo astro europeo de acción.

"Es curioso que digan eso, porque la semana pasada me llamaron para 'Rambo 34''', bromeó Schoenaerts antes de admitir que sí ha despertado cierto interés en Estados Unidos.

"Están pasando muchas cosas y estoy emocionado", dijo. "Pero no tengo prisa"

___

Jill Lawless está en Twitter como http://twitter.com/JillLawless

___

En Internet:

http://www.festival-cannes.fr/