La fiscalía finalizó hoy sus alegatos iniciales contra el exgeneral serbobosnio Ratko Mladic por genocidio contra los musulmanes en Bosnia, a través de los propios vídeos de propaganda sobre el terreno en que aparece el llamado "Carnicero de los Balcanes" dirigiendo la matanza de Srebrenica.

Los fiscales se ayudaron de pruebas audiovisuales, de capturas de mensaje de radio y otros documentos y testigos para probar que Mladic "planeó, instigó y ordenó el genocidio", tal y como señaló el fiscal Dermot Groome en su conclusión final.

Por errores de la fiscalía al presentar pruebas, el juicio se suspendió "sine díe", de forma que la sesión ya no se retomará el 29 de mayo, aunque sí "lo antes posible", aclaró el juez Alphons Orie.

Entre los cargos de crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio contra Mladic está la muerte de casi 8.000 varones musulmanes del enclave de Srebrenica en julio de 1995, sobre los que trataron la mayoría de pruebas gráficas expuestas hoy en La Haya.

En los audiovisuales presentados esta mañana se ha visto a un Mladic que ejerce la autoridad como general y que es "consciente de sus actos", señaló el fiscal Peter McCloskey, quien destacó igualmente "la obsesión con los musulmanes" del acusado.

Los vídeos mostrados al tribunal, que fueron grabados a partir del 11 de julio de 1995, comienzan mostrando la reunión entre Mladic y representantes de los musulmanes y de los cascos azules en el hotel Fontana, junto al enclave de Srebrenica.

Mladic pide a las otras partes que se rindan y entreguen las armas.

"Podéis elegir entre sobrevivir o perecer", señala, siempre asistido por su traductor.

Después, los audiovisuales muestran cómo el ejército serbobosnio separa a hombres de mujeres y ancianos que después serán ejecutados.

Mladic ordenó a sus hombres en el propio Hotel Fontana aniquilar a todos los varones de entre 16 y 60 años y perseguir a los grupos que intentasen escapar por los bosques que rodean Srebrenica y Potocari.

En otro vídeo, aparece el propio Mladic que pide ser filmado para "mostrar el regalo hecho a los serbios" y manda a sus hombres a continuar "la venganza contra los turcos".

En uno de los últimos vídeos presentados por la fiscalía se ve a dos ayudantes de Mladic rodeando con su coche un grupo de cadáveres amontonados y comentando que ya están muertos.

Tras ellos se ve un autobús vacío y un general serbio saludándoles y haciendo el símbolo de la victoria a los comandantes de Mladic, que van acompañados del cámara, que lo graba todo desde el mismo automóvil.

De los 8.000 asesinados, se han podido identificar hasta el día de hoy 5.917 cadáveres con pruebas de ADN.

El acusado, presente en la sala vestido de nuevo de paisano, se mostró más cansado que en el día anterior, cuando no paró de tomar notas y se limitó a negar con la cabeza ante algunas de las acusaciones del fiscal Peter McCloskey.

Los fiscales también presentaron fotografías de Mladic asistiendo sonrientes a un enlace en Belgrado a finales de julio de 1995, cuando cerca de Zepa y bajo sus órdenes, presuntamente, eran asesinados centenares de bosnios musulmanes.

"Este hombre no es un pobre soldado, es un general eficiente que usó su autoridad y pericia militar", destacó Groome a los jueces, a quienes insistió la fiscalía que Srebrenica no fue una matanza sin planear, ni sus víctimas efectos colaterales de una batalla a dos bandas.

El ministerio fiscal ha presentado así fotos de algunas exhumaciones de fosas en las que los cadáveres, enterrados unos sobre otros, tienen las manos atadas y los ojos vendados.

Para terminar sus alegatos, los fiscales mostraron un vídeo de Mladic dirigiéndose a los pasajeros musulmanes de un autobús antes de ser deportados a quienes dice que "les perdona la vida", una frase que, según Groome "da buena cuenta de la mente" del presunto criminal de guerra.

El inicio del juicio a Mladic se produce doce meses después de su arresto tras 17 años fugado de la justicia internacional.

Lara Malvesí