El juez en el proceso por crímenes de guerra de Ratko Mladic postergó el jueves indefinidamente la presentación de pruebas debido a "errores" de la fiscalía en la entrega del listado a los abogados de la defensa.

El juez que preside la causa, Alphons Orie, dijo que la postergación se debe a "errores importantes de comunicación" por parte de la fiscalía, obligada a compartir todas las pruebas con los defensores de Mladic.

Agregó que los magistrados siguen analizando "la amplitud y el pleno impacto" del error y se afanan por establecer una nueva fecha "lo antes posible". La presentación de pruebas debería haber comenzado a fines de mes.

La fiscalía reconoció los errores y no se opuso al retraso. El abogado de Mladic había pedido una postergación de seis meses.

Con anterioridad, la fiscalía concluyó su exposición inicial en el juicio con un relato minucioso y detallado del asesinato sistemático por parte de las fuerzas bosnio-serbias de miles de hombres y adolescentes musulmanes en el enclave bosnio de Srebrenica en julio de 1995, la peor matanza en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

El número exacto de víctimas en la matanza de Srebrenica oscila entre 7.000 y 8.000.

"En un periodo de solamente cinco días, del 12 al 16 de julio de 1995, las fuerzas armadas de Radovan Karadzic y Ratko Mladic expulsaron a la población civil de Srebrenica y asesinaron a 7.000 hombres y adolescentes de Srebrenica", dijo McCloskey.

El ejército de Mladic "cumplió sus órdenes asesinas con ... dedicación y eficiencia militar", agregó.

Mladic, de 70 años y ex comandante del ejército bosnio-serbio, no exteriorizó emoción alguna en el segundo día del proceso por genocidio al mostrar el fiscal Peter McCloskey a los jueces un video de los cadáveres de musulmanes ejecutados, apilados frente a un muro cosido a balazos.

En el primer día del juicio, el miércoles, la galería del público estaba atestada con familiares de los asesinados, que hicieron con las manos gestos de desprecio a Mladic, separado por un vidrio a prueba de balas.

El jueves, casi todos los sobrevivientes habían partido y sólo hubo rumores ocasionales y silencio cuando varios videos mostraron a Mladic recorriendo las calles desiertas de Srebrenica y discutiendo con el comandante de los cascos azules holandeses.