Cientos de homosexuales guatemaltecos exigieron hoy al Parlamento de este país aprobar la Ley de Identidad de Género, la cual permitirá a las personas transgénero cambiar su identidad legal según su preferencia sexual.

Convocados por la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans y la guatemalteca Organización Trans Reinas de la Noche (Otrans), los homosexuales se manifestaron en el centro histórico de la capital guatemalteca para conmemorar el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, y reivindicar sus derechos.

"El Congreso tiene la obligación de legislar en favor de todos los guatemaltecos y velar por el bienestar y derechos de todas las personas sin importar su preferencia sexual", dijo a Efe Sonia, una de las dirigentes de Otrans.

La Ley de Identidad de Género, cuya iniciativa fue presentada al Parlamento guatemalteco desde hace tres años, pero que no ha sido conocida por los diputados, tiene como objetivo "garantizar el respeto de la identidad y expresión de género de las personas trans", explicó la activista.

En América Latina solo los congresos de Argentina y Uruguay han aprobado leyes similares, las cuales han permitido a los travestis, transexuales y transgéneros legalizar sus identidades de acuerdo a sus preferencias sexuales.

"Esta ley es una deuda que tiene la democracia de cada país con nuestra población. Exigimos a los estados nacionales que cumplan con todos los derechos humanos, incluido el derecho a la identidad, construcción y expresión de género y al goce de nuestra ciudadanía plena", señaló la Red durante una conferencia de prensa ofrecida previo a la manifestación.

Aunque en Guatemala no se cuenta con cifras confiables ni estudios oficiales, organizaciones vinculadas con el tema aseguran que al menos el 10 % de los 14,4 millones de guatemaltecos son homosexuales, aunque la mayoría "permanece en el clóset" debido a la homofobia que padece la sociedad.

Los manifestantes también exigieron al Estado garantizar la seguridad de los homosexuales, principalmente de las personas trans, en contra de quienes se han incrementado los hechos de violencia y discriminación en los últimos años.

Según Otrans, en lo que va de este año han sido asesinadas 30 personas trans, cifra que supera a los 25 casos registrados durante 2011.

La mayoría de estos crímenes, aseguraron, "permanecen en la impunidad".