Las autoridades ordenaron el miércoles por la noche la evacuación de una comunidad al norte de Phoenix mientras la fuerza de los vientos intensificaba un incendio de los bosques del Parque Nacional Prescott triplicando su tamaño a unas 2.200 hectáreas (5.400 acres) con respecto a la extensión que tenía el martes.

Los vientos esparcían el incendio lejos de una comunidad de residencias de verano situada a 137 kilómetros (85 millas) al norte de Phoenix. Pero la portavoz del Cuerpo de Bomberos, Michelle Fidler, dijo que los vientos podrían cambiar de dirección y empujar el fuego hacia la comunidad donde había comenzado, y posiblemente podía amenazar algunas torres de comunicadiones en el área.

El acceso a las carreteras también preocupaba a las autoridades. Menos de diez residentes se quedaron en sus viviendas, informó D'Evelyn, y podrían quedar atrapados si las llamas cruzaban o bloqueaban el acceso a los caminos, informó Dwight D'Evelyn, vocero de la Oficina del Alguacil del condado Yavapai.

Los bomberos también serán retirados del lugar si eso sucede, agregó Fidler.

Más de 350 residentes decidieron quedarse inicialmente, pero D'Evelyn dijo que las autoridades les persuadieron a que evacuaran pero unos 20 residentes aún permanecían en el lugar el miércoles por la mañana.

"La mayoría de los residentes ha descendido de la colina", indicó. "Queremos que bajen todos, porque no tenemos que estar preocupados por las personas que no tienen que estar en el lugar", agregó.

Los fuertes vientos ayudaban a las llamas a expandirse y los bomberos preveían que iban a continuar las mismas condiciones meteorológicas en los próximos dos días.

El incendio destruyó dos viviendas y una casa rodante, y dio lugar a que se diera una orden de evacuación el domingo. El fuego se originó en una vivienda desocupada pero los investigadores de incendio aún tienen que determinar la causa.