España ofreció una tasa de interés mucho más alta al subastar el jueves casi 2.500 millones de euros (3.180 millones de dólares) de su deuda a mediano plazo, reflejando la preocupación de que el país ibérico se vea envuelto en una crisis similar a la de Grecia.

Mientras, las acciones del banco español recientemente nacionalizado se desplomaron luego que un diario reportó que los clientes se apresuraban a retirar su dinero.

Los inversionistas se dicen preocupados de que una salida desordenada de Grecia del bloque de países que comparten el euro pueda desestabilizar el sector financiero de España. Las dudas surgen ante la posibilidad de que el sector bancario no logre cumplir con los nuevos y duros requerimientos de capitalización y requiera un rescate financiero en caso de que empeoren las preocupaciones sobre su estabilidad.

El gobierno, mientras tanto, corre el riesgo de requerir un préstamo de rescate financiero si se ve en la necesidad de ayudar a los bancos. El gobierno español de antemano tiene problemas para cumplir las metas de reducción de déficit durante una dolorosa recesión, mientras las medidas de austeridad extraen más dinero de la economía del país.

El presidente del gobierno español Mariano Rajoy advirtió el miércoles que el país corría el riesgo de ser marginado de los mercados de capital debido al alto interés que tendría que pagar para mantener su deuda.

El tesoro vendió el jueves tres tipos de notas, dos con fecha de maduración en el 2015 y una para el 2016. De las tres, sólo una era estrictamente comparable con ventas previas, y la tasa de interés de los bonos de tres años subió al 4,87%, con respecto al 4,04% que tuvo el 3 de mayo.

En el mercado secundario, donde los bonos expedidos se intercambian libremente, la tasa de interés de los bonos españoles a 10 años se mantuvo en el 6,28%.

Ha aumentado drásticamente de un nivel inferior al 5% en marzo y se dirige hacia la marca del 7%, considerada insostenible a largo plazo. Grecia, Irlanda y Portugal buscaron el rescate financiero cuando los rendimientos de sus bonos a 10 años se estancaron por encima de ese nivel.

La diferencia entre el rendimiento de la deuda a 10 años de España y los bonos alemanes de mayor seguridad fue de 4,85 puntos porcentuales. Aún así, el apetito de los inversionistas en la subasta fue fuerte y la demanda cubrió entre dos y 4,5 veces la cantidad en oferta.

Las tensiones se mantuvieron altas en los mercados, donde las acciones en Bankia, el banco recientemente nacionalizado, de desplomaron más de 20% de acuerdo con un reporte del diario español El Mundo que señaló que los clientes han retirado más de 1.000 millones de euros (1.270 millones de dólares) desde que el Estado tomó el control la semana pasada.