El ministro de Exteriores y Cooperación de España, José Manuel García-Margallo, defendió hoy en Sao Paulo el fortalecimiento de la "diplomacia económica", tras reunirse con una nutrida representación de empresarios españoles con los que revisó las vías para intensificar los lazos comerciales y la inversión.

El titular de Exteriores conversó durante algo más de una hora con destacados empresarios de compañías españolas del sector financiero, de infraestructuras y energético, entre otros, en la sede de Sao Paulo de la Cámara Oficial Española de Comercio en Brasil.

García-Margallo manifestó que uno de los objetivos de su Ministerio es reforzar la denominada "diplomacia económica", abogó por facilitar la llegada de profesionales españoles a Brasil y continuar avanzando en intensificar las relaciones entre ambos países, que calificó de "espléndidas", en una rueda de prensa al término del encuentro.

El ministro inició ayer su primera visita oficial a Brasil desde que asumió la cartera de Exteriores con una reunión con su homólogo brasileño, Antonio Patriota.

El canciller español destacó la importancia de Brasil como socio estratégico y aseguró que su encuentro con Patriota se desarrolló en un clima de "gran amistad, de una gran familiaridad".

El comercio entre Brasil y España en 2011 creció casi un 20 por ciento respecto al año anterior y totalizó unos 8.000 millones de dólares.

Mientras, la inversión española en Brasil ha acumulado en los últimos doce años unos 40.000 millones de dólares.

Al comentar también la expropiación por Argentina de la petrolera YPF a Repsol, el ministro subrayó que España insiste en buscar "un arreglo vía negociación".

"El Gobierno español quiere mantener las mejores relaciones posibles con Argentina como históricamente ha sido el caso", dijo García-Margallo en la rueda de prensa.