La Bolsa de Hong Kong volvió a cerrar hoy en negativo, con recortes del 0,31 por ciento, bajo los síntomas de preocupación sobre las próximas elecciones en Grecia y su posible salida de la zona del euro.

En contra de la actuación del resto de los mercados asiáticos, el Hang Seng perdió hoy 58,9 puntos para acabar situándose en los 19.200,93 enteros.

El volumen de contratación volvió a subir, hasta situarse en 60.260 millones de dólares de Hong Kong (unos 7.760 millones de dólares, alrededor de 6.102 millones de euros).

El subíndice de comercio e industria fue el único que cerró con ganancias, sumando un 0,48 por ciento, mientras que el financiero y el inmobiliario perdían un 0,91 y un 0,71 por ciento, respectivamente, así como el de servicios, que acabó cerrando con un 0,17 por ciento menos.

Las acciones del gigante bancario HSBC, peso pesado del parqué, cayeron un 0,98 por ciento, mientras que las de su unidad local, el banco Hang Seng, bajaron un 1,07 por ciento.

Las principales inmobiliarias locales también cerraron en números rojos, por un lado, Cheung Kong propiedades bajó un 1,22 por ciento, SHK perdió un 1,56 por ciento, y Henderson Land registró un retroceso del 2,17 por ciento.

Sinopec, la principal refinería de China, subió un 1,34 por ciento, y PetroChina, el mayor productor de petróleo y gas, acabó plana.

Fuera del Hang Seng, el índice "H", que agrupa a las principales estatales chinas, cerró en negativo, perdiendo 41,10 puntos, un 0,42 por ciento, para situarse en los 9.700,87 puntos.