El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hoy por unanimidad ampliar otros seis meses más el mandato de la misión que tiene desplegada desde junio pasado en la disputada región sudanesa de Abyei.

El máximo órgano de decisión de la ONU aprobó una resolución presentada por Estados Unidos que extiende hasta noviembre próximo las labores de la Fuerza de Seguridad Interina de Naciones Unidas para Abyei (UNISFA).

El texto muestra la "profunda preocupación" del Consejo por los actos de violencia que están teniendo lugar en la región de Abyei, incluida al muerte y el desplazamiento de un número "considerable" de civiles.

Los quince miembros del Consejo, que reiteraron su preocupación por la falta de cooperación de ambas partes, pidieron una vigilancia efectiva de los derechos humanos y urgieron a facilitar el suministro de asistencia humanitaria a las comunidades afectadas.

Asimismo, lamentaron la demora en el establecimiento de una administración de la zona de Abyei y la falta de progresos en la instalación de un cuerpo de policía para la región, incluida una unidad especial para ocuparse de los desplazamientos.

El Consejo celebró también el repliegue del personal militar y de la policía sursudanesa en Abyei y exigió al Gobierno de Sudán la retirada "inmediata y sin condiciones" del resto de su presencia policial y militar en la región.

La extensión del mandato de UNISFA llega en medio de nuevas tensiones entre Sudán y Sudán del Sur por la disputada región fronteriza, después de que el Ejecutivo sursudanés amenazara recientemente con controlar militarmente Abyei si Sudán no retira también sus tropas.

La respuesta del Gobierno sudanés no se hizo esperar y dijo que responderá con la fuerza si las tropas del Ejército sursudanés entran en Abyei.

El Consejo de Seguridad de la ONU ya emitió una resolución el pasado 2 de mayo en que el exige a los países el cese de acciones hostiles y la retirada de las tropas que mantienen en Abyei.

Las autoridades sudanesas y sursudanesas llegaron en junio de 2011 a un acuerdo en Adis Abeba para desmilitarizar Abyei y aceptaron el despliegue de una misión de paz extranjera.

Según el acuerdo, Sudán se comprometía a abandonar Abyei, una región cuyo estatus final no quedó claro tras la independencia de Sudán del Sur el pasado 9 de julio.

Sudán y Sudán del Sur se encuentran enfrentadas por la soberanía de Abyei y otras zonas fronterizas ricas en petróleo, lo que motivó el mes pasado una escalada bélica entre los dos países, que ahora intentan volver a la senda de las negociaciones.