El Gobierno de EEUU espera que Pakistán reabra las rutas de suministro de las tropas aliadas a Afganistán, tras la invitación de la OTAN para que el presidente Asif Alí Zardari participe en la cumbre que se celebrará en Chicago el 20 y 21 de mayo.

"Hemos hecho verdaderos progresos para solucionar el asunto sobre la reapertura de las líneas terrestres de suministro", afirmó hoy el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Tom Donilon, en un encuentro con la prensa previo a la cumbre.

Las líneas fueron cerradas el pasado noviembre tras un ataque de tropas estadounidenses en la conflictiva frontera entre Pakistán y Afganistán en el que murieron 24 militares paquistaníes.

Pero según adelantó Donilon "grupos clave del gobierno en Islamabad han dado instrucciones a sus negociadores para que avancen para concluir estas negociaciones".

"Si se va a conseguir en los próximos días o no, no lo puedo saber en estos momentos. Pero hay decisión, por ambas partes, de llegar a una conclusión", señaló Donilon.

El consejero de la Casa Blanca señaló que el presidente estadounidense, Barack Obama, mantendrá varias reuniones bilaterales durante la cumbre de la OTAN, pero no está previsto que se reúna con Zardari.

El portavoz del Pentágono, George Little, dijo esta semana que esperan que las rutas de suministro se reabran en un futuro "muy cercano".

En una rueda de prensa, Little indicó que Estados Unidos ha mantenido negociaciones con Pakistán desde que el Gobierno paquistaní cerró el paso a los suministros en noviembre de 2011.

Little señaló que aunque se cambió de plan logístico para abastecer a las tropas destacadas en Afganistán, las rutas a través de Pakistán son las más directas y, por tanto, menos costosas.

El portavoz afirmó que, a parte de este incidente, Estados Unidos y Pakistán comparten preocupaciones comunes como el "terrorismo", y ambos países continúan trabajando para que la relación "supere algunos de los obstáculos que enfrentamos en el pasado", dijo Little.