El número uno del mundo, el serbio Novak Djokovic, se vio obligado hoy a remontar ante el argentino Juan Mónaco (15), que en el primer set le puso contra las cuerdas, para pasar a cuartos de final en el Masters 1000 de tenis de Roma.

El tenista de Belgrado necesitó dos horas y 20 minutos para deshacerse de 'Pico' por 4-6, 6-2 y 6-3, y ahora se enfrentará al ganador del encuentro entre el también argentino Juan Martín del Potro y el francés Jo-Wilfried Tsonga en cuartos, para seguir defendiendo su condición de vigente campeón del torneo.

En un choque marcado por el fuerte viento que sopló hoy en el Foro Itálico, sede del torneo, Mónaco logró poner contra las cuerdas al número uno del mundo, que acabó el primer set desquiciado y con una amonestación por haber roto su raqueta por la rabia de ver cómo se le escapaba la manga.

Djokovic señalo en una rueda de prensa tras el encuentro que fue un "un partido muy extraño" y con la dificultad de jugar contra el viento, aunque destacó que ambos habían enfrentado las mismas condiciones y reconoció que 'Pico' encontró "mejores soluciones" que él al inicio del juego.

"Jugué demasiado defensivo al inicio. Después encontré el ritmo y una estrategia para vencer", agregó el serbio, quien destacó que Mónaco es un gran jugador, sobre todo en arcilla.

Sobre el hecho de haber roto la raqueta al final de la primera manga, Djokovic reconoció que se dejó llevar por las emociones y comentó: "No ha sido la primera, ni será la ultima. Espero que los niños no lo hayan visto".

El de Tandil, en su regreso a las canchas de tenis tras la lesión sufrida en el tobillo y que le ha mantenido alejado de las pistas durante más de un mes, se adjudicó un primer set en el que el serbio cometió más errores de lo acostumbrado.

El argentino rompió el servicio de Djokovic en el quinto juego, descolocando al número uno del mundo, que pareció volver a entrar en el partido con 3-5 en contra en el marcador y en el que salvó dos puntos de rotura, reduciendo las distancias. Sirviendo para ganar el set el argentino no perdonó.

En la segunda manga, Djokovic se mostró más sólido, mientras Mónaco fue cediendo terreno y cometiendo más errores. Así, aunque el tenista de Belgrado perdió su servicio en el tercer juego, respondió con dos roturas consecutivas, y acabó adjudicándose la manga, forzando el tercer set.

En la tercera manga y pese a que Mónaco le endosó un juego en blanco al serbio, ambos fueron capaces de conservar su saque hasta el octavo, cuando Djokovic rompió el servicio a su rival poniéndose 5-3.

Sirviendo para ganar, el serbio cerró el encuentro en la segunda bola de partido con un saque directo.

Mónaco y Djokovic se habían enfrentado hasta ahora en cinco ocasiones, con otras tantas victorias para el serbio, la última de ellas en el cemento de Miami.

La presente es la séptima edición del torneo romano en la que participa el argentino, cuyo mejor registro hasta ahora han sido los cuartos de final que alcanzó en 2009.