El número de estadounidenses que solicitaron prestaciones por seguro de desempleo no varió la semana pasada, según las autoridades.

El Departamento del Trabajo informó el jueves que los reclamos semanales por desempleo siguen estancados en 370.000, ajustados por la estacionalidad, el mimo nivel que la semana anterior. El promedio de cuatro semanas, un índice menos volátil, apenas varió, de 380.000 a 375.000.

Los reclamos por desempleo aumentaron el abril a su mayor nivel en cinco meses, 392.000. Han retrocedido desde entonces y se acercan a su menor cifra en cinco años.

Cuando las solicitudes semanales bajan a menos de 375.000 suele ser un indicio de que la creación de puestos de trabajo permitirá reducir el desempleo, de continuar la tónica.

"Aunque habría sido mejor otro retroceso, los resultados no fueron tan malos", dijo la economista Jennifer Lee, de la firma BMO Capital Markets, en una nota a sus clientes. "Plantean la posibilidad de que podría haber un repunte de la contratación en mayo".

La tasa del paro ha bajado del 9,1% en agosto al 8,1% el mes pasado, en parte debido a que muchas personas han dejado de buscar trabajo ante el desolador panorama laboral. El gobierno sólo considera desempleadas a las personas que buscan activamente trabajo.

El ritmo de la contratación laboral bajó marcadamente en marzo y abril, a un promedio de 135.000 empleos al mes, indicio de un empeoramiento en el mercado del trabajo.

Empero, los economistas advirtieron que un invierno inusualmente bonancible en el hemisferio norte hizo que muchas empresas aceleraran la contratación de personal antes de mediados del segundo trimestre, como suele ocurrir. Ello creó la apariencia de un repunte económico en enero y febrero, debilitándose en marzo y abril.

Y los despidos temporales tras los feriados pascuales seguramente hicieron subir en abril los pedidos de beneficios, dijeron los economistas.

Si se mantienen las solicitudes en su nivel actual o bajan, podría haber un repunte en el mercado laboral, aunque seguramente a un ritmo mucho más modesto que el de principios de año, cuando fueron creados un promedio de 252.000 empleos de diciembre a fines de febrero. Empero, muchos economistas sólo ven ahora de 150.000 a 200.000 empleos nuevos en el mejor de los casos.