Un condado del suburbio de Atlanta está a un paso de convertirse en el primer gobierno local en Georgia que se une a un programa federal voluntario sobre inmigración que tiene como objetivo asegurar que todos los empleados estén en el país con autorización y en condiciones legales para trabajar.

Comisionados del condado de Cobb planean firmar un acuerdo el martes con el programa IMAGE del servicio federal de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Aunque casi 300 negocios se han unido a nivel nacional al programa recientemente reformulado, sólo un puñado de municipalidades de la nación lo han hecho.

Varios gobiernos municipales han recurrido a información y sesiones de capacitación de IMAGE, y el ICE espera ver que más de ellos firmen para sumarse al programa, dijo Brock Nicholson, director de la oficina de campo de la agencia en Atlanta.

"Los beneficia como lo hace con cualquier corporación o negocio", señaló. "Les ayuda a trabajar para asegurar que nuestra fuerza de trabajo sea legal".

Funcionarios federales dicen que el programa IMAGE (Acuerdo Mutuo entre Gobierno y Empleadores, por sus iniciales en inglés) puede reducir el empleo de inmigrantes sin permiso de estancia en el país y el uso de documentos de identificación falsos.

El condado de Cobb ha adoptado en el pasado medidas duras contra la inmigración no autorizada. Su departamento del alguacil es uno de cuatro en el estado que participa en una sociedad local-federal que permite a agentes del condado, especialmente entrenados, aplicar la ley federal de inmigración.

Pero el comisionado del condado de Cobb, Bob Ott, quien presiona para que la demarcación se una a IMAGE, dijo que esto no se trata de hacer que la gente sea deportada. Indicó que protegerá las oportunidades de empleo.

"Todo tiene que ver con empleo para la gente de Georgia y del condado de Cobb", afirmó.