Centenares de contratistas bloqueaban el jueves el acceso a minas de la gigante estatal Codelco, la mayor productora mundial de cobre, para exigir mejoras laborales.

Las operaciones mineras, sin embargo, eran normales, indicó la empresa.

Cristián Cuevas, máximo dirigente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, dijo a The Associated Press que de la medida de fuerza participaban "más de 50.000 trabajadores contratistas y subcontratistas" y que las protestas se desarrollaban en los yacimientos de El Teniente, Andina, El Salvador, Codelco Norte, Gabriela Mistral, entre otros, los principales de Codelco.

La empresa dijo en un comunicado que las operaciones funcionaban como siempre gracias a los turnos de contingencia y "a que las movilizaciones no fueron masivas".

La televisión estatal exhibió imágenes de trabajadores que con barricadas y piedras impedían el acceso a varios yacimientos de la minera que en 2011 produjo 1,7 millón de toneladas de cobre.

"Esta es una movilización de advertencia. Ya los trabajadores hemos decidido avanzar hacia el paro nacional de la industria del cobre. Si no se resuelve esta demanda, no habrá posibilidades de acceder a ninguna minera estatal ni privada", dijo Cuevas.

El dirigente añadió que la huelga busca impedir la privatización de Codelco y advertir que no se puede permitir que "una industria que genera tantas ganancias... mantenga trabajadores en condiciones abusivas".

Denunció que en Codelco "se están entregando a consorcios transnacionales grandes proyectos que están enganchando (contratando) a trabajadores, por lo que los derechos que habíamos ganado en la lucha los estamos perdiendo", como seguros de vida, bonos y estabilidad laboral. Explicó que los contratos duraban cinco años y se están rebajando a tres y que se planea disminuir en 5.000 los contratistas.

"Eso es un proceso de privatización encubierta", señaló.