Vestido con una chaqueta a cuadros que podría haber salido del guardarropa de Rodney Dangerfield en "Caddyshack" ("Los locos del golf"), Bill Murray desentonó en cuanto a la moda tradicional de Cannes pero brilló en el festival en cualquier otro aspectos.

Murray ha estado absorbiendo la atmósfera en la Riviera Francesa, donde acompañó a otras estrellas para el estreno de "Moonrise Kingdom" de Wes Anderson. El actor de 61 años ya ha estado antes en Cannes, pero su asistencia nunca es asegurada, lo que lleva a los publicistas de sus filmes a cruzar los dedos con la esperanza de que aparezca.

En esta ocasión llegó a Cannes a lo grande, presentándose primero en la sesión de fotos del miércoles con la susodicha chaqueta y pantalones a cuadros de color claro. En el estreno de gala usó el riguroso esmoquin con una arrugada corbata de moño en colores brillantes, según reportes atada por su chofer en camino a la función.

La mayor parte del tiempo estuvo bailando. Se pavoneó por la alfombra roja, tomó fotos de los fotógrafos y le lanzó besos a los espectadores, encantando a la multitud en el famoso Boulevard Croisette de Cannes. Murray ha actuado en muchas películas de Anderson: "Rushmore" ("Tres son multitud"), "The Royal Tenenbaums" ("Los excéntricos Tenenbaum"), "The Life Aquatic With Steve Zissou" ("La vida acuática con Steve Zissou") y la cinta animada "Fantastic Mr. Fox" ("El fantástico Sr. Zorro").

"A veces, cuando trabajas con un director que conoces, no sólo uno quizás nunca vuelva a verlo sino que a veces uno desea no volverlo a ver. Y eso le pasa al director también", dijo Murray. "Ansían que te vayas. Te llevan al aeropuerto para estar seguros de que te vas, eso pasa".

"Con Wes, nunca me han llevado al aeropuerto".

"Moonrise Kingdom" cuenta la historia de dos enamorados de 12 años (los novatos Jared Gilman y Kara Hayward) que se escapan juntos a una isla en Nueva Inglaterra en 1965. Murray, acompañado por Bruce Willis, Edward Norton y Tilda Swinton, conforma el grupo de adultos cínicos en busca de los chicos.

"En realidad no me llega ningún otro trabajo si no es por Wes", bromeó Murray. "Hacer esas películas se ha vuelto una aventura más divertida cada vez. Estoy encantado. Conozco a Wes desde hace mucho y esto se pone cada vez mejor".

El Festival de Cine de Cannes transcurre hasta el 27 de mayo y todavía se verán muchos vestidos deslumbrantes en los estrenos, pero quizás Murray ya ha dejado una marca en la moda del festival con su llamativo atuendo.