El presidente de la Comisión Europea,José Manuel Durao Barroso, defendió hoy la vigencia del euro, al que definió como "mucho más que una construcción monetaria", y aseguró que las instituciones europeas harán "todo lo que sea necesario" para superar la crisis.

"Tengo confianza plena en el compromiso de los Estados miembros de la Unión Europea y de todas las instituciones europeas, incluido el Banco Central Europeo, por hacer todo lo que sea necesario para superar los desafíos actuales", aseveró Barroso en la inauguración de un debate de alto nivel en la ONU sobre el estado de la economía.

Sin mención alguna a Grecia, el presidente de la CE defendió la vigencia y viabilidad de la moneda europea, que, más allá de una moneda, es "un proyecto de paz que todavía es lo que nos une más allá de dificultades momentáneas".

"El euro es mucho más que una mera estructura monetaria; es el producto de un proyecto de paz y reconciliación que originó la integración europea", añadió el político portugués, que defendió las medidas que el conjunto de la UE lleva a cabo y mostró su confianza en que, "pese a las dificultades", Europa está "en el buen camino".

"Les traigo un mensaje de confianza: estamos realizando una reforma radical de nuestras políticas presupuestarias y económicas, y más allá del 'ruido y la furia', estamos logrando buenos avances asentando los firmes cimientos para lograr una recuperación económica y un crecimiento sostenido", dijo.

Barroso defendió que "se ha hecho mucho en Europa para superar los problemas" y aseguró que los Gobiernos dan en estos momentos "una respuesta robusta a la crisis reparando nuestro sistema bancario, reforzando la gobernanza económica, creando cortafuegos financieros y aplicando una solidaridad sin precedentes a los Estados miembros más expuestos a la crisis".

Reconoció que la CE hubiera preferido una respuesta "más rápida y en ocasiones más audaz" a la crisis y también hizo referencia al debate actual entre austeridad y crecimiento, y defendió que "en Europa está bastante claro que, para recuperar el crecimiento y restaurar la confianza, necesitamos consolidación fiscal, reformas estructurales e inversiones específicas".

"En el corazón de la respuesta" europea a la crisis se ha encontrado, según Barroso, una doble vía centrada en "estabilidad y crecimiento", mediante la que se debe restaurar la sostenibilidad de las finanzas públicas pero también "crear las condiciones para lograr crecimiento y crear empleos".

"Para acompañar las medidas de estabilidad y las reformas estructurales, con el objetivo de lograr un crecimiento sostenido, necesitamos aumentar la inversión", añadió Barroso, quien reiteró también lo "esencial" de reducir la deuda pública "para crear confianza y reducir el costo de la deuda".

Barroso participó así en la inauguración en la ONU de un debate de alto nivel sobre el estado de la economía mundial, junto al secretario general del organismo internacional, Ban Ki-moon, así como del expresidente de la Reserva Federal Paul Volcker y el economista estadounidense Joseph Stiglitz, y mañana y el sábado estará presente en la cumbre del G8 que se celebrará en Camp David.