La construcción del primer tren metropolitano en América Central, avanzan en la capital panameña en medio del malestar de los capitalinos por los trastornos de tránsito que provoca el proyecto emblemático del presidente Ricardo Martinelli.

El director ejecutivo de la secretaría del Metro de Panamá, Roberto Roy, dijo el jueves a periodistas de medios extranjeros que la construcción de la multimillonaria obra "avanza en un 30%; va muy bien".

El metro, cuya construcción comenzó a inicios del año pasado por un costo de 1.447 millones de dólares, debe estar en operación para febrero del 2014.

La primera línea del metro operará en el eje norte-sur de la capital y comprende en total 14 kilómetros, con un tramo subterráneo de 8 kilómetros.

Es la segunda obra de infraestructura más importante que se desarrolla en este país de 3,4 millones de habitantes, después de la ampliación del Canal de Panamá por 5.250 millones de dólares, que también debe estar lista para el 2014.

"El metro servirá para solucionar el viejo problema del transporte público en Panamá", ha dicho Martinelli, un empresario de derecha cuyo quinquenio presidencial culmina en julio del 2014.