Uno de los tres hermanos del presunto narcotraficante Walid Makled recibió el miércoles arresto domiciliario para tratarse unas afecciones de salud que presenta desde antes de ser detenido a finales del 2008, anunció el miércoles uno de sus abogados.

El tribunal capitalino que lleva el caso de Makled acordó el miércoles el arresto domiciliario de Alex Makled para que pueda ser llevado a un centro médico para tratarse una serie de complicaciones de salud, indicó el abogado Rafael Blanco.

Walid y sus otros dos hermanos, Abdalá y Basel, aun permanecen detenidos en la sede capitalina de la policía política. El presunto narcotraficante fue apresado en agosto del 2010 en la ciudad colombiana de Cúcuta y extraditado a Venezuela nueve meses después.

Blanco dijo en conversación telefónica que Alex Makled "tiene un problema muy grave a nivel de la cabeza y el corazón", luego de un accidente cerebrovascular (ACV) que sufrió hace unos años, que amerita un tratamiento especial.

Desde que se inició en abril el juicio contra Walid y sus tres hermanos, Alex ha sufrido convulsiones y desmayos que han obligado a las autoridades a suspender por algunas horas las audiencias, precisó el abogado.

Luego que fuera detenido en noviembre del 2008 junto con sus hermanos, Alex ha recibido en varias oportunidades tratamiento médico. Un tribunal aprobó recientemente que Alex fuera llevado al Hospital Militar de la capital para tratarse sus complicaciones de salud.

La juicio contra Walid Makled y sus tres hermanos no pudo realizarse este miércoles debido a las complicaciones de salud de Alex.

Las autoridades no emitieron de momento comentarios sobre el beneficio que fue otorgado a uno de los hermanos del presunto narcotraficante.

Alex, Abdalá y Basel fueron detenidos en noviembre de 2008 durante un allanamiento a la finca El Rosario de la familia Makled en el estado centro costero de Carabobo, bajo los cargos de tráfico de drogas, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Walid es procesado por los delitos de homicidio, narcotráfico, legitimación de capitales y asociación ilícita.

Mientras permaneció detenido en Colombia, Walid declaró a una televisora estadounidense que pagó 5,5 millones de dólares al ex comandante general de la Armada venezolana por la concesión de un importante puerto y que mantenía pagos mensuales de un millón de dólares a un grupo de 40 generales, así como coroneles y mayores.

El presunto narcotraficante denunció que Venezuela se había convertido en paso clave de aeronaves con cargamentos de droga.

Walid declaró recientemente a medios estatales que pagaba mensualmente unos 69.767 dólares al ex magistrado Eliado Aponte, que viajó en abril a Estados Unidos bajo resguardo de la DEA.