Una jueza de la corte federal en Manhattan dio luz verde hoy a una demanda colectiva contra la policía de Nueva York a la que podrán sumarse quienes hayan sido detenidos y registrados por agentes en las calles de la ciudad.

De acuerdo con el Centro para los Derechos Constitucionales, que presentó el caso en la corte, todos aquellos que hayan sido detenidos y víctima de 'cacheos' entre 2005 y 2012, pueden unirse a al demanda colectiva.

La jueza señaló hoy en su decisión que esas acciones de la policía "nunca debieron ocurrir" y que demuestran una "profunda apatía" a los derechos constitucionales fundamentales de los neoyorquinos.

En la demanda se alega que la práctica de parar y registrar, que en su mayoría se hace contra latinos y afroamericanos, es inconstitucional y racialmente discriminatoria.

Un reciente estudio de la Unión de Libertades Civiles reveló un aumento del 14 % en el número de cacheos por parte de la policía en Nueva York, una práctica que sufren especialmente las minorías de latinos y negros.

Mostró además que la policía paró y registró a 685.724 neoyorquinos, de los que el 41,6 % eran varones latinos y negros de entre 14 y 24 años, grupo que representa sólo el 4,7 % de la población total de la ciudad.

Estadísticas analizadas de 76 precintos de la policía en la Gran Manzana, revelaron que en 33 de esos precintos, el 90 % de las personas paradas por los agentes eran latinos o afroamericanos.

"La corte ha reconocido hoy que la práctica no se limita a algunos policías deshonestos, sino diseñado al nivel más alto del Departamento de la Policía y afecta a cientos de miles de neoyorquinos", afirmó en comunicado de prensa el Centro para los Derechos Constitucionales.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, no comentó la decisión de la jueza federal, pero aseguró que encuestas han mostrado que el público apoya las tácticas que se han puesto en marcha para reducir la delincuencia en la ciudad.