Tim Duncan anotó el martes 26 puntos y consiguió 10 rebotes para que los Spurs de San Antonio, recargados luego de una semana de descanso, vapulearan 108-92 a los Clippers de Los Angeles para llevarse el primer partido de la serie de semifinales de la Conferencia Oeste.

En su sexto partido en 11 días, los Clippers le dieron a San Antonio su más dura primera mitad antes de desvanecerse rápidamente. A diferencia del primer partido contra Memphis en la primera ronda, a Los Angeles no le salieron las cosas.

"Es difícil decir si estuvieron cansados o no. Si nosotros estábamos oxidados o no", dijo el alero de los Spurs Manu Ginóbili. "El encuentro se desarrolló de esa manera".

El argentino Ginóbili sumó 22 puntos para los Spurs, que llevan 15 triunfos consecutivos. Esta es la racha de victorias más larga abarcando los playoffs desde los mismos Spurs ganaran 17 al hilo en 2004.

"Son los playoffs. Será un juego físico. Sabíamos que esto vendría", dijo Duncan. "Sólo esperábamos atacar la canasta lo más posible".

Eric Bledsoe lideró a los Clippers con 23 puntos.

El segundo partido será el jueves por la noche.

Esto les da a los vapuleados Clippers un día completo de descanso — que es todo el tiempo que tuvieron para recuperarse entre partidos durante la pasada semana y media.

Los Angeles no pudo siquiera volver a casa después de vencer a los Grizzlies el domingo en el séptimo partido de una extenuante serie que dejó a los Clippers rengueando en su camino a Texas.

Blake Griffin anotó 15 en 28 minutos un día después de calcular que el esguince de la rodilla izquierda lo tenía al "80%" cuando más.

Los Clippers dijeron que la lesión es tan seria que su estrella y líder anotador podría perderse dos semanas si fuera la temporada regular. Pero a diferencia del séptimo partido del domingo, Griffin no se sentó en el cuarto período hasta que los Spurs lograron una cómoda ventaja en los minutos finales.

"Pero regresaré a entrenar, me darán algún tratamiento y espero estar mejor el partido entrante", dijo Griffin.

El novato Kawhi Leonard sumó 16 puntos, convirtiendo sus tres intentos de triple, y Danny Green contribuyó con 15 puntos para los Spurs.

El duelo estelar de la serie — los bases armadores estrellas Tony Parker y Chris Paul — fue un fiasco. Paul, que terminó la primera ronda con dolores en la cadera, anotó apenas seis puntos y no anotó en el segundo medio. Parker sumó siete puntos y 11 asistencias.

"Sentí que tuve todos los tiros que quise. Simplemente no pude encestarlos", dijo Paul. "Esa es la parte más frustrante. Llevarlos a donde quería llevarlos y no poder verlos perder. Uno no puede hacer eso en los playoffs".

Por su parte, Parker finalmente sintió los golpes y empujones que Utah prometió en repetidas ocasiones, pero nunca cumplieron en la primera ronda. En ocasiones el base francés volteaba a ver a los oficiales en busca de un silbatazo. Luego de que eso no funcionó, al final del primer período, se quedó reclamando mientras se disponía a hacer unos tiros libres.

Popovich, al sentir una posible falta técnica, silenció al base.

"¡Tony!", gritó Popovich desde la banca. "¡Tira!"

Parker hizo una seña al entrenador del año en la NBA — tenía todo bajo control. Pero sus frustraciones no acabaron ahí. Se fue de 9-1 a pesar de jugar 38 minutos, anotando todos sus puntos, salvo dos, desde la línea de tiros libres.