La policía llegó el miércoles hasta el campamento de tiendas de campaña del movimiento Ocupemos donde unos 300 manifestantes se disponían a hacer resistencia pacífica al desalojo de la fuerza pública cerca de la sede del Banco Central Europeo.

El portavoz policial Manfred Vonhausen dijo el miércoles que se les avisó a los manifestantes que tenían que desocupar el lugar después del fallo de un tribunal que dijo que el campamento era una amenaza para la seguridad pública.

El funcionario dijo que había tranquilidad en el lugar por el momento.

Una agencia de noticias local informó que 30 camiones de policía llegaron al lugar y muchos de los manifestantes se habían sentado en el suelo para formar un bloqueo del área.

Vonhausen indicó que espera que el campamento sea despejado en el transcurso del día.

El campamento de Ocupemos ha estado instalado por meses en un parque frente al BCE, el centro financiero de Europa, hasta donde han llegado miles de manifestantes que respaldan el movimiento.