Ocho de cada diez personas atendidas por Cruz Roja en España viven por debajo del umbral de la pobreza, según el último informe de la organización, que destaca, además del desempleo, los problemas a los que deben hacer frente para comprar alimentos, material escolar o pagar recibos.

La organización social subraya el vuelco que han dado las cifras sobre la formación de las personas que reclaman ayuda, ya que actualmente el 51 % tiene estudios secundarios frente al 3,9 % que no tiene, mientras que hace unos años estaban invertidas.

En la presentación del último informe sobre vulnerabilidad social, la organización social ha lanzado un llamamiento de ayuda -a empresarios, organizaciones y ciudadanos- ante "la emergencia social que vive el país" para poder atender a 300.000 personas más, hasta 2013, que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad.

España atraviesa una grave crisis económica, con un desempleo que afecta ya a 5.639.500 personas, un 24,44 % de la población activa.

En la presentación, Cruz Roja expuso las conclusiones de una radiografía de las personas a las que atiende, elaborada con entrevistas a 1.040 personas que participan en algunos de sus programas.

Así, el 82 % que reciben asistencia vive por debajo del umbral de la pobreza (con una renta inferior a 627 euros al mes), la tasa de desempleo es del 64,86 %, la mitad lleva más de dos años sin trabajo y el mismo porcentaje carece de cobertura de desempleo o rentas mínimas.

"Hace tres años no repartíamos alimentos, ni material escolar porque probablemente el sistema público lo podía atender", explicó el coordinador general de Cruz Roja Española, Antoni Bruel.

El responsable de Cruz Roja ha destacado el vuelco que han dado las cifras sobre la formación de las personas que reclaman ayuda, ya que actualmente el 51 % tiene estudios secundarios frente al 3,9 % que no tiene, mientras que hace unos años estaban invertidas.

El informe destaca que el 43 % de las personas que atienden no puede poner la calefacción en invierno y que el 26 % no puede permitirse una comida con carne o pescado tres veces por semana, y constata un empeoramiento de su estado anímico, pues el 37 % dice sentirse siempre tenso y nervioso.

La actividad lúdica, deportiva o cultural es prácticamente nula: el 92 % no va nunca a cafeterías o restaurantes y el 96,5 %, poco o nada a cines o teatros.

Según el estudio, en estos dos últimos años, el impacto de la crisis hizo que muchas personas que hasta hace poco se encontraban en contextos socioeconómicos seguros entraran a formar parte de los colectivos atendidos por la organización.

Cruz Roja, que prestó asistencia de forma directa a más de dos millones de personas a través de sus programas sociales en 2011, se propone, entre otros retos, el de conseguir al menos un empleo para aquellas familias con todos los miembros desempleados -que en la población atendida son el 55,1 % de los hogares.