El Ministerio de Salud (Minsa) de Nicaragua informó hoy que este año llegó a 7.000 el número de personas portadoras del VIH, de los que 90 son menores de edad y 970 se detectaron en 2011.

La cifra fue confirmada hoy por el secretario general del Minsa, Enrique Beteta, en declaraciones a medios oficiales.

Por su parte, Yelba Jarquín, representante de la organización no gubernamental Xochiquetzal, especializada en atención en salud a personas de la comunidad de homosexuales, detalló a los periodistas que en Nicaragua 695 personas sufren de sida.

Beteta, por su parte, dijo que el año pasado las autoridades sanitarias aplicaron 350.000 pruebas rápidas contra el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), de las que casi 150.000 se practicaron a mujeres en gestación.

Agregó que en 2011 solo dos mujeres transmitieron la enfermedad a sus hijos, mientras que en 2007 la cifra fue de 47.

El funcionario, además, explicó que los 90 menores de edad portadores del VIH son atendidos en hospitales y centros de salud públicos.

Beteta admitió en diciembre pasado que ese virus representa un problema para el desarrollo de Nicaragua.

La enfermedad afecta principalmente a los jóvenes, amas de casa y obreros de la construcción, según organizaciones especializadas.

Al respecto, la representante de Xochiquetzal destacó que en este país sólo el 15 % de los jóvenes "hace un uso correcto y consistente" de los preservativos, a pesar de estar informados sobre el VIH y el Sida.

La presencia del virus fue detectado por primera vez en Nicaragua en 1987 y hasta 2011 habían fallecido 887 personas, según cifras de organismos especializados.