Saif el Islam, el hijo de Muamar el Gadafi acusado de crímenes de lesa humanidad por la Corte Penal Internacional (CPI) y al que Libia quiere juzgar en su territorio, se niega hasta ahora a elegir un abogado que lo defienda, informó hoy el embajador adjunto libio ante la ONU, Ibrahim Dabbashi.

El diplomático libio, que defendió ante el Consejo de Seguridad de la ONU la capacidad del sistema judicial libio para juzgar a Saif el Islam, explicó que el hijo del exdictador se ha negado "hasta ahora a elegir un abogado", pero subrayó que "nada le impide" seleccionar un letrado para que lo represente.

"No se ponen obstáculos (a Saif el Islam) para que elija un abogado. El asunto está en sus manos y no en las de las autoridades libias", indicó Dabbashi ante el máximo órgano de decisión de la ONU, cuyo miembros recibieron hoy un informe del fiscal jefe de la CPI, Luis Moreno Ocampo, sobre sus investigaciones sobre Libia.

El embajador adjunto aseguró a los quince miembros del Consejo de Seguridad y al propio Ocampo que Saif el Islam "tendrá un abogado, porque la ley libia no permite el juicio de ningún acusado en causas penales a no ser que éste se produzca con la presencia de un abogado defensor".

La CPI ha reclamado en varias ocasiones la entrega del segundo hijo de Gadafi después de que se le detuviera el pasado 19 de noviembre, pero Libia quiere juzgarlo en su territorio y ha presentado una solicitud a La Haya para ese efecto, algo que los jueces estudian en estos momentos.

"El sistema judicial libio ha sido reformado y ahora está preparado para celebrar juicios justos y transparentes, que provean las salvaguardas que contempla el derecho internacional", añadió Dabbashi en su comparecencia, en la que alabó el trabajo de la corte internacional para investigar los crímenes cometidos en Libia.

En su intervención ante el Consejo, el fiscal Ocampo indicó que los jueces de la CPI tienen la última palabra sobre dónde se juzgará, pero que el próximo 4 de junio presentará su "conclusión" sobre el caso, aunque evitó detallar en qué sentido irá su intervención ante los magistrados.

"Estamos revisando las condiciones y los hechos, llegaremos a una conclusión que presentaremos ante los jueces", explicó después ante la prensa Ocampo, quien destacó que se trata de la primera vez en la historia del tribunal que aparece un caso semejante.

En cualquier caso, puntualizó que las reglas de la Corte Penal son "muy claras" y contemplan "la primacía de jurisdicciones nacionales" y que el trabajo del tribunal internacional es "complementario".

Según Ocampo, las autoridades libias dicen que el hijo de Gadafi se encuentra recluido "en condiciones adecuadas, que se le provee de suficiente comida de buena calidad", así como de asistencia médica, cuidado dental y que no ha sufrido abusos físicos.

Sobre Saif el Islam pesan acusaciones relacionadas con los crímenes de lesa humanidad presuntamente cometidos por las fuerzas del régimen libio durante las revueltas de los insurgentes en febrero de 2011.