Tras haberse sacado chispas en la fase de grupos, Boca Juniors y Fluminense, con ausencias cruciales como Deco y Fred, volverán a verse las caras el jueves esta vez en el partido de ida por los cuartos de final de la Copa Libertadores.

El conjunto argentino, donde brilla Juan Román Riquelme, tuvo una amarga experiencia en su estadio La Bombonera cuando su rival brasileño lo venció 2-1 en marzo, pero en el desquite en Río de Janeiro le devolvió el golpe al ganarle 2-0.

"Fluminense es un gran equipo, ellos saben de nuestro potencial, nosotros sabemos del de ellos y cualquier diferencia que podamos sacar siempre es importante", dijo el técnico de Boca, Julio César Falcioni.

Salvo antiguos lesionados como el artillero uruguayo Santiago Silva y el volante Pablo Ledesma, ausentes en los últimos partidos, Boca llega con su dotación completa, con Riquelme en plenitud para abastecer a los atacantes Pablo Mouche y Darío Cvitanich.

Falcioni destacó que la victoria será lo más relevante, tal vez sin importar demasiado la diferencia en el marcador, ya que después como visitante "con más espacios, podemos conseguir buenos dividendos".

Fluminense llegó debilitado por las ausencias del ex volante de la selección de Portugal, Deco, así como también de los atacantes Fred y Wellington Nem.

Deco acusa un problema en el isquiotibial izquierdo y sus compañeros arrastran lesiones musculares. Sus reemplazantes serían Wágner, Sobis y Mouras.

"Es muy desagradable enfrentarlos (a Boca) otra vez", dijo él técnico del Fluminense Abel Braga, cuyo equipo en el torneo estatal de Río de Janeiro celebró el domingo su primera coronación desde 2005 al ganarle 1-0 a Botafogo.

"Es una cosa diferente a la de otros partidos especialmente en su cancha", agregó Braga. "Se siente esa gente a medida que avanza el partido; ellos cantan y si les hacen un gol cantan más alto".

Los Xeneizes ganaron seis veces la Libertadores, una menos que el máximo campeón Independiente de Argentina, mientras que el Flu va por su primera consagración.

El partido se disputará desde las 19.45 (2245 GMT) en el estadio La Bombonera y el árbitro será el colombiano José Buitrago.