El presidente de los Pacers de Indiana, Larry Bird, fue elegido ejecutivo del año de la NBA, con lo que se convierte en el primero en llevarse el premio luego de haber sido nombrado jugador más valioso de la liga y entrenador del año.

Los Pacers terminaron la temporada con foja de 42-24 y se encuentran empatados 1-1 con el Heat de Miami en su serie de segunda ronda en la postemporada de la Conferencia del Este. Las decisiones de Bird para reforzar el equipo incluyeron el ascenso de Frank Vogel de entrenador interino a fijo y la contratación del alero titular David West.

"Este es un premio para los Pacers de Indiana, no un premio para Larry Bird", dijo el legendario basquetbolista en un comunicado. "Todos en esta franquicia trabajaron muy duro y tuvieron mucha paciencia mientras tratamos de que el equipo estuviera en un nivel dentro y fuera de la cancha que enorgulleciera a nuestros fanáticos. Uno siempre espera y cree que los jugadores que consigue encajen en ese plan, y estoy muy orgulloso de lo que han logrado nuestros jugadores y entrenadores este año".

Bird ganó tres veces el premio al jugador más valioso con los Celtics de Boston antes de llevar a los Pacers a una foja de 147-67 en tres temporadas como entrenador y su única participación en una final de NBA en 2000.

Bird recibió 88 puntos y 12 votos de primer lugar en la encuesta entre sus colegas ejecutivos. R.C. Buford, de los Spurs de San Antonio, terminó en segundo lugar con 56 puntos.