La Policía rusa arrestó a unos 20 manifestantes el miércoles en una plaza del centro de Moscú que había sido ocupada por inconformes expulsados de otro campamento, una medida más para controlar a las fuerzas opuestas al presidente Vladimir Putin.

Las detenciones en la Plaza Kudrinskaya llegan en momentos en que la oposición intenta mantener su impulso después de una serie de manifestaciones masivas en el invierno.

Varios cientos de manifestantes se habían reunido en la plaza afuera de uno de los emblemáticos rascacielos estalinistas estilo gótico después de una redada en la madrugada contra los activistas que tenían un campamento en un parque en el centro del bulevar Chistoprudny.

Tomas de video efectuadas desde la plaza difundidas el miércoles en el sitio en internet de la radiodifusora Ekho Moskvy mostraban a policías que obligaban a manifestantes a subir a autobuses, mientras que otros inconformes gritaban muy molestos. Cientos de personas permanecieron en la plaza después de los arrestos.

Unas 20 personas fueron detenidas, informó la Policía. Los arrestos comenzaron cuando los agentes investigaban envíos de alimentos a los manifestantes y su intento por establecer una cocina en el campamento, dijeron fuentes policiales, según las citó la agencia noticiosa estatal RIA Novosti.

El destacado opositor Ilya Yashin también fue detenido, según reportes noticiosos.

En un intento por intimidar a los opositores de Putin, las autoridades han puesto tras las rejas a los principales organizadores de las protestas, han amenazado a otros con represalias y han propuesto una legislación que introduce un enorme incremento en la multa por participar en mítines no autorizados.

Algunos líderes opositores esperan que las duras medidas fomenten el descontento y desaten manifestaciones más grandes, pero otros temen que la represión debilite al movimiento de protesta al ahuyentar a muchos de los inconformes, la mayoría de ellos de la clase media, que salieron a las calles en grupos de decenas de miles para participar en manifestaciones pacíficas en el invierno.

Una manifestación de al menos 20.000 personas antes de la inauguración presidencial de Putin el 7 de mayo se convirtió en un intenso enfrentamiento con la Policía al intentar algunos de los participantes dirigirse hacia el Kremlin. Cientos de personas resultaron heridas en los choques.

___

El periodista de The Associated Press Jim Heintz contribuyó con este despacho desde Moscú.