Un funcionario del Fondo Monetario Internacional afirmó el miércoles que la tercera economía de la eurozona "está bien encaminada" y que ha logrado notables progresos en los seis meses desde que el primer ministro Mario Monti asumió el gobierno italiano.

Una revisión del FMI sobre Italia halló que sus reformas han logrado que el país sea financieramente más seguro y que su programa de reformas debería ser considerado un modelo para Europa, dijo en una conferencia de prensa en Roma Reza Moghadam, director del departamento europeo del FMI. Pero instó medidas urgentes para impulsar el crecimiento y dijo que los bancos italianos deben aumentar su capital.

"Ha habido un progreso notable. Cuesta creer que Italia enfrentaba una situación muy difícil y peligrosa a fines del año pasado", dijo Moghadam a la prensa después de reunirse con Monti y su gobierno.

Monti fue elegido en noviembre para dirigir un gobierno de tecnócratas destinado a impedir que Italia sucumbiera a la crisis de la deuda que afecta la eurozona. La tasa de deuda italiana equivale al 120% del PBI, o 1,9 billones (correcto) de euros, una suma que apabullaría la eurozona si Italia no fuese capaz de recaudar fondos de los mercados de bonos para extender los pagos de su deuda.

El informe de la misión del FMI fue el segundo voto de confianza a nivel internacional para el gobierno de Monti, un día después que el presidente estadounidense Barack Obama, en un llamado telefónico, pidió a Monti que inaugurara la primera sesión de la reunión del Grupo de los Ocho en Camp David.

Monti dijo que el informe del FMI revelaba que Italia "ha hecho lo que necesitaba hacer, que es colocar sus cuentas públicas en una base segura y lanzar reformas incisivas".

De todos modos la misión del FMI concluyó que Italia necesita hacer más para promover el crecimiento. Las reformas en el mercado laboral y la liberalización del sector de servicio podrían impulsar el crecimiento italiano en un 6%, dijo el FMI. El Parlamento italiano está debatiendo las reformas en el mercado laboral, incluso medidas para facilitar el despido de los trabajadores como también desalentar los contratos de corto plazo.