Irán acusó hoy a EEUU, el reino Unido e Israel de promover la eventual unión de Baréin con Arabia Saudí para frenar los levantamientos en el mundo árabe, según informó hoy la televisión oficial iraní en inglés, PressTV.

Según la emisora, el Consejo de Coordinación de la Propaganda del Irán Islámico hizo un llamamiento a participar en manifestaciones al término de la oración musulmana del mediodía del próximo viernes, para "protestar contra el plan urdido por EEUU para fusionar Baréin con Arabia Saudí".

"Esta peligrosa conspiración tramada por el ominoso triángulo que forman EEUU, Reino Unido y el régimen usurpador de Israel, tiene por objeto evitar la propagación de los levantamientos revolucionarios de uno en otro país (árabes) y controlar la crisis política en Baréin", señaló el Consejo iraní.

El pasado lunes, los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), compuesto por Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Qatar, Kuwait y Omán, se reunieron en Riad para estudiar una eventual unión, sobre la que no adoptaron una decisión.

Esta reunión estuvo precedida de informaciones sobre una eventual unión entre el pequeño reino insular de Baréin, donde cerca del 70 por ciento de la población es musulmana chií y que está gobernado por una monarquía suní de la familia Al Jalifa, con Arabia Saudí, la mayor potencia de la península.

Irán, gobernado por un régimen teocrático musulmán chií, que históricamente ha tenido pretensiones territoriales sobre Baréin, arremetió contra la eventual unión y algunos de sus parlamentarios señalaron que, en caso de un cambio en ese país, debería ser controlado por Teherán y no por Riad.

Por su parte, el ministro de Exteriores saudí, Saud al Faisal, instó a Irán el mismo lunes a no inmiscuirse en los asuntos de su país y de Baréin, "incluso si vamos a una Unión".

Desde el lunes, se han sucedido en Irán los ataques a Arabia Saudí y a la eventual unión con Baréin, que el portavoz de Exteriores iraní, Ramín Mahmanparast, dijo que agravaría la crisis bareiní.

El Parlamento iraní aprobó una moción en la que señalaba que la solución del conflicto en Baréin, donde la mayoría chií protesta desde febrero de 2011 y exige reformas democráticas, está en "prestar atención y responder a las demandas del pueblo, sin intervención extranjera".

Decenas de personas han resultado muertas y cientos han sido heridas y detenidas en la represión de las protestas en Baréin, donde el régimen de los Al Jalifa ha contado con la ayuda de tropas del CCG, en especial saudíes y emiratíes.

Por su parte, hoy mismo, el jefe del Poder Judicial iraní, el ayatolá Sadeq Amoli Lariyani, consideró "el nuevo complot de Arabia Saudí para anexionarse Baréin es un juego peligroso iniciado por Riad con el apoyo occidental", según la agencia oficial, IRNA.

Irán ha mostrado su apoyo a los levantamientos de la "primavera árabe", que el régimen de Teherán denomina "despertar Islámico" y considera que están inspirados por la revolución islámica iraní de 1979.

Teherán ha manifestado su respaldo a las revoluciones de Túnez, Egipto, Libia y Yemen y los levantamientos y protestas en Baréin, Arabia Saudí y Jordania, pero apoya firmemente al régimen de Siria, su principal aliado árabe, y considera el levantamiento obra de grupos terroristas apoyados por EEUU y algunos países árabes.