Liverpool despidió el miércoles a su técnico Kenny Dalglish, después que el equipo terminó octavo en la liga Premier.

Dalglish regresó en enero de 2011 a Anfield en reemplazo de Roy Hodgson para su segunda etapa como timonel de los Reds. Liverpool indicó que su contrato fue rescindido por los dueños estadounidenses del club, Fenway Sports Group.

"Los resultados en la liga Premier fueron decepcionantes y creemos que tenemos que realizar un cambio para seguir mejorando", dijo el director ejecutivo del club, Tom Werner.

La decisión fue tomada después que Dalglish viajó a Boston esta semana para reunirse con los dueños del equipo, que también son propietarios del equipo de béisbol Medias Rojas, para hacer una balance de la temporada.

Dalglish consiguió en febrero el primer trofeo de Liverpool en seis años, al conquistar la Copa de Liga, pero perdió la final de la Copa de la FA ante Chelsea y quedó fuera de los cuatro primeros lugares que otorgan boletos a la Liga de Campeones.

El triunfo en la Copa de Liga clasificó a los Reds a la próxima Liga Europa.

Liverpool culminó la temporada a 17 puntos de Tottenham, el cuarto en la tabla de posiciones.

"Aunque obviamente estoy desilusionado por irme del club, puedo decir que los dueños y todas las partes involucradas manejaron el asunto de la forma más honorable, respetuosa y digna posible, y eso demuestra la calidad de las personas involucradas", señaló Dalglish.

"Cuando me ofrecieron volver como técnico dije que siempre estaría dispuesto a ayudar, y la oferta sigue en pie", agregó.

Dalglish se fue de Liverpool por primera vez en 1991 debido al estrés, menos de un año después de ganar el 18vo y último título de la liga inglesa en 1990.

Regresó a Liverpool cuando el club estaba cerca de la zona de descenso y lo ayudó a repuntar hasta el quinto lugar, para luego firmar un contrato por tres años al final de la campaña.

"Kenny vino al club como técnico cuando se lo pedimos, en un momento en el que Liverpool realmente lo necesitaba", señaló Werner. "El no pidió ser el técnico, nosotros le pedimos que se hiciera cargo. Aceptó porque sabía que el club lo necesitaba. Hizo más que cualquiera para estabilizar a Liverpool en el último año y medio, y para enfocarnos hacia el futuro. Le estamos muy agradecidos".