El director de la Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos, Robert Mueller, confirmó hoy que la agencia abrió una investigación preliminar sobre la pérdida de al menos 2.000 millones de dólares del banco JP Morgan Chase.

En una audiencia en el Senado, Mueller confirmó que el FBI está investigando las causas de esta pérdida millonaria en inversiones de derivados de alto riesgo del mayor banco por activos de Estados Unidos, aunque se limitó a decir que es de carácter "preliminar".

Los legisladores presentes en la audiencia insistieron para que Mueller explicara las supuestos incumplimientos que han podido llevar a la pérdida, que podría ser mayor de lo previsto, a lo que el director del FBI aseguró que "depende de muchos factores".

La oficina de Nueva York del FBI se encargará de las pesquisas sobre las operaciones, realizadas desde una unidad de inversiones de JP Morgan en Londres, que condujeron a acumular pérdidas en transacciones con derivados.

La ejecutiva que supervisó la operación, Ina Drew, con más de treinta años de experiencia en la compañía, presentó su renuncia esta semana, mientras que el consejero delegado de JPMorgan, Jamie Dimon, ha sido muy crítico con los errores que llevaron al multimillonario agujero.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha asegurado que este tipo de errores demuestran la necesidad de un mayor control en instituciones financieras con gran importancia en el sistema.