El traductor chino de Carlos Fuentes, Zhao Deiming, lamentó hoy la muerte del escritor mexicano y también que la Academia Sueca no le haya concedido el Premio Nobel de Literatura, al que estuvo varias veces nominado.

"El premio (Nobel) debería haber recaído en él, pienso que es un error cometido por el jurado", dijo a Efe Zhao, quien tradujo al chino "La silla del águila", "Las buenas conciencias" y "Cumpleaños", aunque no todos pudieron venderse en la China continental (sólo en Taiwán o en Hong Kong) debido a la censura.

Para Zhao, que además de traductor es catedrático de Literatura Hispanoamericana en la Universidad de Qingdao (este de China), la muerte de Fuentes, acaecida ayer en la capital mexicana, "es una pérdida grande para la humanidad".

"La obra de Carlos Fuentes tiene un valor universal. Él es un maestro no sólo de la literatura, sino también del ámbito político, social y económico, enseñándonos a ver los fallos del mundo", añade el profesor acerca de su ídolo literario, autor de obras emblemáticas como "La muerte de Artemio Cruz" o "Tierra Nostra".

Y es que el traductor asegura que los libros de Fuentes, que recorren los avatares políticos y sociales de la segunda mitad del siglo XX de México, revelan los problemas fundamentales comunes a todo el mundo, "aunque recae en el lector entenderlos en función de su contexto social y cultural".

"Personalmente -dice a Efe-, me gusta mucho la profundidad con la que escribió 'Las buenas conciencias', tanto su contenido como el arte narrativo son dignos de elogio, una buena enseñanza a los lectores chinos".

Como muestra de la importancia de la influencia del maestro mexicano en el ámbito cultural chino, Zhao destacó que la Universidad de Qingdao ha dedicado un capítulo entero a Fuentes en el apartado sobre literatura hispanoamericana en chino, con mención especial a "La muerte de Artemio Cruz" y "Tierra nostra".

A pesar de que no tuvo "el honor" de conocerle, el catedrático, que lleva a sus espaldas más de cien obras hispanoamericanas traducidas al chino, se siente conmocionado por el fallecimiento de Fuentes y reitera que le llevará "siempre en mi corazón" como su "gran amigo y maestro".

La difusión de la literatura latinoamericana en China se disparó en los años 80 del siglo pasado, cuando editoriales nacionales introdujeron alrededor de 60 obras en el país asiático, entre las que destacan "Cien años de soledad", de Gabriel García Márquez, y "La ciudad y los perros", de Mario Vargas Llosa.