El Santos, liderado por un Neymar en plena ascensión, es la principal amenaza al trono del Corinthians en un igualadísimo Campeonato Brasileño que comienza este fin de semana.

Neymar presenta un gran estado de forma y acaba de conducir al Santos a su tercer título consecutivo de campeón de Sao Paulo, una hazaña que en ese club solo había logrado la quinta de Pelé.

El año pasado el equipo paulista se relajó en la Liga después de ser campeón de la Libertadores, pero en el 2012 se ha marcado como objetivo ganar todo, puesto que es el año del centenario del club.

El Santos cuenta además con jugadores talentosos como Ganso, el portero internacional Rafael, el veterano Elano y Borges, el máximo goleador de la Liga pasada con 23 tantos.

El Corinthians mantiene intacto el grupo que lo hizo campeón en 2011, que es probablemente la plantilla más completa y equilibrada de todo el campeonato, con un centrocampista rocoso con Ralf, Paulinho, Danilo y Alex, que son garantía de competitividad y de control del balón.

No obstante, no son pocos los aspirantes a disputarle la hegemonía, entre ellos el Fluminense, dueño de un banquillo muy bien diseñado con veteranos como los mundialistas Fred y Deco, a los que se acaban de sumar Thiago Neves y Wellington Nem, dos volantes de calidad, y Rafael Moura, un delantero certero.

No en vano, el Fluminense ha ganado el campeonato de Río de Janeiro con holgura, terminó como mejor equipo de la fase de grupos de la Copa Libertadores y ahora disputa una plaza en las semifinales con el Boca Juniors.

El Vasco da Gama, el Sao Paulo y el Internacional también se postulan como candidatos a pelear por los primeros puestos en este, uno de los torneos de liga más equilibrado del mundo, que en los últimos años se ha decidido en el último suspiro.

El Sao Paulo atesora una buena plantilla, con una joven promesa como Lucas Moura, un delantero consagrado como Luis Fabiano y otro internacional brasileño como el centrocampista Casemiro, aunque el equipo fue algo irregular en el torneo paulista.

El Internacional tiene a varios de los jugadores más técnicos, como los argentinos Andrés D'Alessandro y Jesús Dátolo y los brasileños Oscar y Leandro Damião, que tendrán la tarea de dejar atrás los tradicionales altibajos de juego y de motivación habituales en las últimas temporadas.

Tampoco se puede descartar al Vasco da Gama, equipo que en 2011 optó al título hasta la última jornada y que este año conserva el mismo conjunto competitivo, en el que se destaca el veterano Juninho Pernambucano.

El Flamengo, con un Ronaldinho Gaúcho en clara decadencia y Vagner Love como único refuerzo de peso, atraviesa una crisis de juego que no vaticina muchas alegrías para el club con más seguidores del país.

Otros equipos grandes que generan muchas dudas por sus malas campañas en los respectivos campeonatos regionales son el Cruzeiro y el Gremio, aunque este ha echado la casa por la ventana en fichajes para hacer un buen papel en la Liga.

El club de Porto Alegre contrató a 15 jugadores desde el final del campeonato 2011, entre ellos el delantero boliviano Marcelo Martins Moreno, el experimentado Zé Roberto, exjugador del Real Madrid; y recientemente enroló al entrenador Vanderlei Luxemburgo.

En total veinte equipos jugarán 38 jornadas, a ida y vuelta, que se prolongarán hasta el 2 de diciembre y servirán para repartir cuatro plazas para la Copa Libertadores, ocho para la Sudamericana y cuatro billetes para la segunda división.

De esa instancia llegan con fuerza los dos principales equipos de la ciudad de Recife, el Sport y el Náutico, y dos paulistas de larga tradición como el Portuguesa y el Ponte Preta, que fue fundado en 1900 y es uno de los clubes más antiguos de Brasil.