El presidente de Haití, Michel Martelly, pidió hoy al primer ministro Laurent Lamothe en su ceremonia de investidura resultados concretos y rápidos para satisfacer las necesidades de la población, porque, según dijo, "la paciencia tiene límites".

En su discurso ante funcionarios de todos los cuerpos del Estado y diplomáticos en el Palacio Nacional, Martelly pidió a los ministros que den "respuestas coherentes y rápidas" vinculadas a su programa político.

Recordó los pilares en los que se fundamentan sus promesas electorales: educación, estado de derecho, empleos, medio ambiente y energía, y celebró que su primer ministro haya elegido estos mismos ejes como sus propias "prioridades".

Martelly dijo que cuenta con "la competencia, la seriedad, la honradez y el coraje" de los 22 ministros, así como de los secretarios de Estado que conforman el gabinete, compuesto en un 40 % por mujeres.

Prometió dar las garantías necesarias para llegar a resultados concretos e hizo votos para que el Gobierno aplique una estrategia de "cohesión entre las acciones de los ministerios" respetuosa de los derechos sociales y económicos de la población.

Recomendó como línea de conducta la cohesión, la obligación de dar resultados, la proximidad a la población y la afirmación de la autoridad del Estado.

"No tienen derecho al fracaso", exclamó.

Dos días después del primer aniversario de su llegada al poder, el jefe del Estado subrayó que, a pesar de dificultades, tiene la "satisfacción de avanzar en la buena dirección".