El desempleo en Portugal se situó en el primer trimestre de 2012 en el 14,9 %, lo que supone un nuevo máximo histórico para el país y refleja una subida de dos puntos y medio respecto a los tres primeros meses del año anterior.

Así se desprende de los datos divulgados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) luso, que precisa que 819.300 portugueses se encuentran ahora en situación de desempleo.

La tasa de paro de enero a marzo también ha empeorado respecto al trimestre anterior, el último de 2011, concretamente en nueve décimas.

Estas cifras reflejan que 130.000 personas han pasado a engrosar las listas del paro en el último año en Portugal, 50.000 de ellas sólo en los últimos tres meses.

De esta forma, los actuales niveles de desempleo en el país prácticamente duplican los registrados en 2008, cuando eran del 7,6 por ciento, y siguen la tendencia al alza exhibida desde entonces, con un 9,5 por ciento en 2009, un 10,8 por ciento en 2010 y un 12,7 por ciento en 2011.

Los últimos datos sobre la situación laboral de Portugal se conocen apenas unos días después de que su primer ministro, Pedro Passos Coelho, instara a los ciudadanos a ver el paro como "una oportunidad para cambiar de vida", en unas declaraciones que levantaron polémica.

El progresivo deterioro del mercado de trabajo es una de las consecuencias más visibles de la crisis económica que afecta a Portugal, intervenido hace poco más de un año debido a la presión que los mercados ejercían sobre su deuda.

El rescate de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) supuso una inyección de 78.000 millones de euros, suficientes para cumplir con los compromisos financieros del país y evitar que siguiera emitiendo deuda a intereses inasequibles.

A cambio de la ayuda internacional, las autoridades lusas acordaron con la UE Y el FMI un arduo programa de recortes y reformas que se ha cristalizado en la reducción del gasto público, un aumento generalizado de impuestos (incluso en áreas como la Sanidad) y la reducción de salarios a funcionarios, entre otras medidas de austeridad.

Portugal, además, se encuentra en recesión -su PIB ha bajado durante los últimos seis trimestres de forma consecutiva-, cerró 2011 con un retroceso de su economía del 1,5 por ciento y estima para este año una caída superior al 3 por ciento.

Por regiones, la zona del Algarve registró la tasa de paro más alta de todo el país, con el 20 por ciento de la población activa sin trabajo, seguida por Lisboa (16,5 %) y el archipiélago de Madeira (16,1 %).

Por debajo de la media se colocó la región centro, con una tasa de desempleo del 11,8 por ciento, así como las Islas Azores (13,9 %).

Especialmente afectados por la pérdida de oportunidades laborales se encuentran los jóvenes de entre 15 y 24 años, según los datos del INE, entre los que el paro se dispara hasta el 36,2 por ciento, más de ocho puntos por encima que en el primer trimestre de 2011.

La tasa de desempleo de larga duración se situó, por su parte, en el 7,6 por ciento, un punto más que hace un año.