Al menos dieciséis activistas bareiníes fueron detenidos hoy en una campaña de arrestos lanzada por las autoridades en varias localidades del país, denunció la ONG Sociedad de la Juventud de Baréin para los Derechos Humanos.

En un comunicado, el grupo explicó que las fuerzas de seguridad irrumpieron entre las 02.00 y las 05.00 hora local (23.00 y 02.00 hora GMT) en las viviendas de los activistas en distintos municipios del reino.

La organización señaló que no hubo más arrestos porque los efectivos de seguridad no encontraron en sus casas a varias personas buscadas por la Justicia.

Por su parte, el partido opositor chií Al Wifaq hizo hoy un llamamiento para llevar a cabo una manifestación el próximo viernes en la carretera de Budaiya para protestar contra las torturas a presos políticos, incluidos abusos sexuales y golpes, en la cárcel de Dry Dock.

La isla de Baréin, un pequeño reino situado en la costa este de la península Arábiga, de mayoría chií, es escenario desde hace más de un año de continuas protestas populares que han sido reprimidas por la fuerza por la monarquía suní gobernante, con la ayuda militar de Arabia Saudí.

Ayer, el Ministerio bareiní de Exteriores convocó a consultas al encargado de negocios de la Embajada de Irán en Baréin en protesta por las declaraciones recientes del presidente del Parlamento iraní, Alí Larijani, que sugirió la unión de Baréin a Irán.

"Debemos enfrentarnos a las conspiraciones de los gobernantes de Arabia Saudí y Baréin y, si se supone que Baréin se ha de integrar en otro país, debe ser Irán y no en Arabia Saudí", dijo Lariyani en un discurso ante el Parlamento, en respuesta al proyecto de integración de los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG).

El CCG es una alianza petrolera suní formada por Arabia Saudí, Baréin, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Omán y Kuwait.

Para el régimen de Manama, las declaraciones de Lariyani son "una injerencia flagrante en los asuntos internos del reino y una gran violación de su soberanía e independencia, que constituye una conducta completamente inaceptable, tanto en forma como en contenido", según un comunicado del Ministerio de Exteriores.