El presidente de Siria, Bachar al Asad, se mostró hoy indignado con la ONU por criticar a su régimen y no a los terroristas que han perpetrado en las últimas semanas violentos atentados que costaron la vida a civiles inocentes.

"Ellos (representantes de la misión del enviado internacional Kofi Annan) sólo hablan de la violencia por parte de las autoridades. Ni una palabra sobre los terroristas. Seguimos esperando", dijo al Asad en una entrevista al canal ruso Vesti-24.

El Presidente sirio dijo que plantearía esta cuestión directamente a Annan durante su próxima visita al país árabe.

Agregó que en Siria depositan muchas esperanzas en el plan de mediación de Annan para acabar con los atentados, el contrabando de armas y la conflagración.

También dijo que, según los datos en su poder, algunas agrupaciones paramilitares de la oposición fueron adiestradas en Kosovo "para obtener experiencia en la preparación de una invasión militar".

"Tenemos estos datos y estamos seguros de ellos", recalcó.

Al mismo tiempo, adelantó que el opositor Consejo Nacional Sirio (CNS) no tiene ningún peso político en su país y puso en tela de juicio su legitimidad.

"Llamar a boicotear las elecciones es lo mismo que llamar a boicotear al pueblo entero. ¿Cómo se puede boicotear a la gente considerándose sus representantes? Así que dudo que tengan peso alguno o jueguen algún papel en Siria," declaró.

Calificó de "turba de criminales" a las fuerzas del CNS y denunció que son financiados desde el extranjero, motivo por lo que "no son libres".

"Allí tienen extremistas como los de Al Qaeda. No me refiero a que sea esa organización, sino que su modo de pensar que es extremista y terrorista", dijo.