El gigante cerealero Nidera, de origen holandés, fue inhabilitado el miércoles para exportar granos por una deuda de 16,2 millones de dólares con el fisco argentino.

Nidera fue suspendida del registro de exportadores y no podrá operar hasta regularizar su situación, dijo a The Associated Press una fuente de la Administración Federal de Ingresos Públicos que no se identificó por política del organismo.

La cerealera radicada en Rotterdam es el décimo exportador en términos de valor de Argentina. En 2011 sus ventas al exterior ascendieron a unos 1.700 millones de dólares.

La compañía dijo en un comunicado que el mismo miércoles procederá a cancelar la deuda y espera ser reingresada en el registro de exportadores de "manera inmediata" para continuar operando normalmente.

Según la Administración Federal de Ingresos Públicos la deuda de Nidera corresponde a derechos de exportación que se aplican a las ventas externas de granos.

Entre 2008 y 2009 la cerealera especuló con un inminente aumento de los derechos de exportación, conocidos como retenciones, y reportó por adelantado operaciones no genuinas para pagar menos de alícuota, explicó la fuente del fisco.

En su descargo, Nidera afirmó que incurrió en "un error de procesamiento en la notificación respecto de 16 permisos de embarque datados en 2008", según el comunicado.

Nidera, radicada en Argentina desde 1929, fue suspendida en febrero de 2011 del Registro de Operadores de granos, también por una deuda con la Administración Federal de Ingresos Públicos.

Varias cerealeras han expresado su preocupación por la agresiva política de la Administración con el sector, entre otras razones porque a su entender aplican sanciones antes de que se cumplan los plazos que tiene cada empresa para regularizar su situación.