Un activista chino, que detonó una crisis diplomática al huir de su arresto domiciliario hacia la embajada estadounidense el mes pasado, llenó el miércoles una solicitud de pasaporte de su país y posó para la fotografía de ese documento, con lo que avanzó en su búsqueda de estudiar en Estados Unidos.

La documentación de Chen Guangcheng, su esposa y sus dos hijos se completó en el hospital donde ha permanecido la familia de cuatro miembros desde que el disidente ciego salió de la embajada en Beijing hace dos semanas.

Chen dijo que los funcionarios encargados del trámite fueron enviados por el gobierno central.

"Estoy seguro que fueron enviados por el gobierno central, el cual parece estar cumpliendo cabalmente su responsabilidad", señaló.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China ha dicho que Chen está en libertad de estudiar en el extranjero como cualquier otro ciudadano chino, pero funcionarios de seguridad lo han mantenido virtualmente bajo arresto domiciliario en su habitación de hospital durante dos semanas. Hasta el miércoles, no había una señal clara de que el gobierno le permitiría solicitar un pasaporte.

Chen realizó el mes pasado una fuga nocturna de su arresto domiciliario en la provincia de Shandong, y después de varios días de ocultarse de funcionarios de seguridad en Beijing terminó bajo la protección de diplomáticos estadounidenses.

Dejó la embajada de Estados Unidos luego de seis días, con la promesa de China de que él y su familia serían reubicados en una ciudad lejana de los funcionarios abusivos de su villa de residencia.

Pocas horas después de salir de la embajada, sin embargo, Chen cambió de idea e insistió en que quería abandonar China con su familia tan pronto como fuera posible para viajar y estudiar. Insistió en que no quería asilo político.

Chen indicó que planea estudiar en la Universidad de Nueva York, probablemente como profesor invitado, y ha recibido de parte de un funcionario estadounidense documentos relevantes para su solicitud.

Estados Unidos ha dicho que ya se prepararon visas para Chen y su familia y que pueden ser emitidas tan pronto como obtengan sus pasaportes chinos.

Chen, un jurisconsulto autodidacta, obtuvo reconocimiento por defender a los discapacitados y luchar contra abortos forzados en su comunidad rural. Pero molestó a funcionarios locales y fue condenado en 2006 por lo que sus partidarios calificaron de cargos fabricados. Después de cumplir cuatro años de prisión, enfrentó un arresto domiciliario que denunció como abusivo e ilegal.

___

La periodista de la AP Isolda Morillo contribuyó a este reporte.