El grupo industrial alemán ThyssenKrupp tuvo en su primer semestre fiscal una pérdida neta de 1.067 millones de euros, frente al beneficio de 334 millones de euros de igual periodo del año anterior.

ThyssenKrupp informó hoy de que las ventas cayeron entre octubre de 2011 y marzo de 2012 un 1 %, hasta 23.229 millones de euros.

Además, la compañía alemana sufrió una pérdida operativa de 585 millones de euros, en comparación con el beneficio de 770 millones de euros del primer semestre del año fiscal 2010-2011.

Las pérdidas en las nuevas fábricas de acero de Brasil y EEUU lastraron los resultados de la empresa.

La división de acero, vendida a la finlandesa Outokumpu a finales del pasado año, también tuvo números rojos.