Mitt Romney, aspirante a la candidatura presidencial republicana en EE.UU., atacó hoy al presidente del país, Barack Obama, de haber favorecido el aumento de la deuda y haber complicado la situación económica del país.

En un evento de campaña en Iowa, donde comenzó el proceso de primarias el pasado enero, Romney señaló que Obama en lugar de enderezar la situación económica y "apagar ese fuego, lo ha alimentado, ha gastado más y pidió prestado más" dinero, lamentó.

Romney aseguró que el plan de estímulo presentado por la Administración Obama en 2009 para encauzar la economía ha sido el "mayor gasto de la historia del Gobierno federal".

"Todavía debemos el dinero, todavía estamos pagando los intereses y así seguirá siento tiempo después de que su presidencia acabe en enero", proclamó el aspirante republicano, "no podemos estar otros cuatro años hablando de resolver un problema que solo va a peor cada día".

"Ha llegado el momento para un presidente, un líder que dirija. Que nos saque de este infierno de la deuda y el gasto", dijo en tono de candidato, ya que está a punto de conseguir los 1.144 delegados que necesita para obtener la nominación para representar a su partido en las presidenciales que se celebrarán en noviembre.

Romney abogó en este estado clave de cara a las elecciones por una política fiscal de contención, con recortes en los gastos públicos y una disciplina presupuestaria a largo plazo.

"No comparto, ni por un momento, la creencia de mi oponente de que nuestros problemas de gasto se pueden resolver con más impuestos", agregó el aspirante republicano, que habló para sus seguidores en el Hotel Fort Des Moines (Iowa).

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, respondió diciendo que Romney quiere repetir políticas que llevaron a los altos déficit y la recesión y señaló que la crisis se produjo después de ocho años de un Gobierno republicano.

"No se olviden de que cuando el último presidente demócrata dejo su cargo en enero de 2001, había superávit, excedente presupuestario", señaló Carney.

Después de ocho años de Gobierno republicano, con George Bush al frente, "no sólo hubo grandes déficit que este presidente heredó; hubo una catástrofe económica que se desarrolló en este país y alrededor del mundo", agregó.

Previo al discurso de Romney, un grupo de activistas dio una conferencia de prensa para criticar el historial del candidato cuando estuvo al frente de Bain Capital, una firma encargada de comprar y vender empresas.

El presidente del sindicato AFL-CIO de Iowa, Ken Sager, calificó a Romney y la compañía para la que trabajó de ser como una "manada de lobos", a los que acusó de introducirse en las empresas, despedir a los trabajadores y llevarlas a la bancarrota.

La campaña de Obama ha lanzado una serie de anuncios con varios trabajadores de una compañía de acero, GS Technologies, que aseguran que era una empresa "robusta" hasta que fue comprada por Bain Capital, que acabó con el cierre y el despido de 750 empleados.

"Vemos a Mitt Romney como un destructor de trabajos", señala uno de los trabajadores, "si va a dirigir el país como dirigió nuestra empresa no le quiero en ese puesto".

No obstante, poco después, la campaña de Romney emitió un vídeo titulado "American Dream," en el que empleados de otra empresa del metal Steel Dynamics Inc., cuentan como la inversión de Bain Capital -a la que no mencionan por su nombre en el vídeo- salvó su compañía.

El duelo electoral gira ya en torno a los dos después de que, el congresista Ron Paul, el último contrincante de Romney, anunciara el lunes que no seguiría haciendo "campaña activa" por falta de fondos.

No obstante, indicó no se retira porque espera seguir sumando delegados para que sus ideas libertarias se oigan en la Convención Nacional Republicana, que se celebrará en Tampa (Florida) a finales de agosto, y será donde se anuncie oficialmente el candidato.

En las últimas semanas ya se habían retirado el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich y el exsenador por Pensilvania Rick Santorum, quien ha dado su apoyo a Romney.