El candidato presidencial opositor, Henrique Capriles, solicitó el lunes al mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, y al ex presidente Alvaro Uribe que "no se metan" en el proceso electoral venezolano.

"Le digo al ex presidente (Alvaro) Uribe, como al presidente (Juan Manuel) Santos, como a cualquier otro jefe de estado o ex presidente, no se metan en el proceso electoral de Venezuela porque los venezolanos vamos a resolver nuestros problemas y no queremos la injerencia de ningún país", afirmó Capriles en alusión a unas recientes declaraciones que hicieron los dos políticos colombianos sobre la situación del país.

"No necesitamos que venga nadie a decirnos que es lo que tenemos que hacer", dijo el candidato opositor, durante un encuentro con simpatizantes en el oeste de la capital, al referirse de manera expresa a Colombia y Cuba.

Sin hacer alusiones directas el también gobernador del estado central de Miranda exigió a los políticos extranjeros que "no nos metan en sus peleas".

"Los problemas de los venezolanos los vamos a resolver los venezolanos", sostuvo el dirigente opositor, y planteó que la mejor relación con otros países es "sin injerencia".

Capriles hizo la declaración en alusión a unos comentarios que realizó Uribe el domingo, a través de su cuenta de Twitter, en los que hizo duras críticas contra el presidente Hugo Chávez al que refirió como "asesino", y dijo que "quiere tapar el impune asesinato de 19 mil venezolanos por año" y que "ha hecho de Venezuela un refugio de terroristas".

"‥Chavez (Dictadura) sabe que puede perder y su recurso es insultar a Capriles e inventar la disculpa del complot", manifestó el ex mandatario en la popular red social.

Uribe, quien gobernó Colombia entre los años 2002-2010, respondió el lunes en su cuenta de Twitter a Capriles, y le dijo que "mientras haya dictadura y protección de terroristas todos los días opinaremos sobre Venezuela".

El ex gobernante colombiano mantuvo al final de su mandato tirantes relaciones con Chávez que llevaron incluso al presidente venezolano al romper relaciones diplomáticas con Venezuela a mediados del 2010.

Las fricciones entre Chávez y Uribe se intensificaron en el 2010 por las denuncias del entonces presidente colombiano o sus funcionarios de que con anuencia del gobierno venezolano se encontraban en Venezuela jefes de las guerrillas colombianas.

A los pocos días de asumir Santos el gobierno se reunió con Chávez a comienzos de agosto para recomponer las relaciones. Ambos mandatarios han mantenido en los últimos dos años estrechos vínculos de cooperación.

Capriles, de 39 años, hizo también la exhortación directa a Santos en alusión a unas declaraciones que ofreció el mes pasado el gobernante colombiano a un diario de España en las que indicó que le "preocupa que si algo le sucede a Chávez esa estabilidad pueda venirse al traste, una situación de anarquía sería desastrosa para toda la región".

Los comentarios de Santos también fueron rechazados por el bloque opositor venezolano de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) que le pidió a finales del mes pasado al mandatario colombiano "apoyar al sistema democrático, la independencia de los poderes y la realización de unos comicios libres y transparentes el 7 de octubre" en Venezuela.

El bloque opositor indicó en un comunicado que las expresiones de Santos "en definitiva arrojan serias dudas sobre la fortaleza y vigencia de la democracia en Venezuela", y le recordaron que la oposición venezolana siempre objetó la política adelanta por Chávez de "apoyo a la guerrilla narcotraficante colombiana".