Con el apellido "Obama" impreso en el dorso, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recibió hoy la camiseta blanca de los campeones de MLS en el 2011, los Galaxy de Los Ángeles, y los felicitó a la plantilla encabezada por el británico David Beckham.

"Con 36 años, David ha tenido su mejor año en el campeonato de Liga", elogió en la Casa Blanca el mandatario estadounidense, que definió a Beckham como un hombre "duro" y "raro" por lo difícil que llega a ser competir contra él en el campo y también por tener su propia marca de ropa interior, bromeó.

Obama destacó que los Galaxy de Los Ángeles, que ganaron en noviembre de 2011 la final de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS), combina "el poder de las estrellas" y "el trabajo duro".

Beckham un niño le preguntó cómo ha llegado a ser el hombre que es, y el jugador de los Galaxy defendió "el trabajo duro y mucho esfuerzo".

Preguntado sobre su cambio del Real Madrid por los Galaxy en 2007, el centrocampista dijo haber encontrado "la oportunidad de venir a este gran país y con el reto de jugar a un deporte que no es el más popular de los Estados Unidos".

La primera dama estadounidense, Michelle Obama, aprovechó la visita al palacio presidencial de los jugadores de fútbol para reunirlos con decenas de niños que compiten en este deporte y hacer así gala de vida sana.

El encuentro con la esposa del presidente se enmarcó en el programa que lidera ella misma, "Let's move" (Movámonos), que busca fomentar la vida saludable de los niños del país y reducir la obesidad infantil.

David Beckham fue uno de los elegidos para defender la vida sana. Dijo que su actividad saludable favorita es jugar con sus cuatro hijos y que su aperitivo preferido son las zanahorias, porque cuando fue pequeño le dijeron que le permitían ver en la oscuridad.

Los campeones estadounidenses se enfrentarán en un partido amistoso a los campeones españoles, el Real Madrid, el próximo 2 de agosto en el Home Depot Center, en la ciudad de Carson (California).