La economía francesa no presentó crecimiento en el primer trimestre del año, lo que eleva las preocupaciones de que el país pueda dirigirse a una recesión.

La agencia nacional de estadística Insee dijo el martes que el Producto Interno Bruto estuvo estancado de enero a marzo. Asimismo, modificó a la baja el crecimiento durante el cuarto trimestre del año pasado de 0,2% a 0,1%. Algunos analistas esperan que el Producto Interno Bruto empiece a contraerse el próximo trimestre.

La noticia se da el mismo día en que el presidente electo Francois Hollande asume el mandato y promete restaurar el crecimiento de Francia mediante la inversión en infraestructura y pequeños negocios. Sin embargo, también ha prometido frenar el déficit — una tarea más difícil de cumplir con un crecimiento estancado.

Hollande construyó su programa alrededor de la expectativa de un crecimiento anual de 0,5% del PBI. En línea con el pronóstico de la Unión Europea.