El Gobierno de Perú fortalecerá el desarrollo social junto a las acciones militares para combatir a un grupo armado y a los cárteles del narcotráfico que operan en la selva del sur del país, anunciaron hoy los flamantes ministros de Defensa e Interior, José Urquizo y Wilber Calle, respectivamente.

Urquizo afirmó que el Gobierno de Humala ha tomado decisiones y acciones importantes para enfrentar el "narcoterrorismo", a diferencia de anteriores gestiones que "poco o nada han realizado".

Aseguró, además, que se va a garantizar la presencia del Estado en el Valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae), y anunció que una de sus primeras acciones será viajar a la zona, donde las fuerzas de seguridad se enfrentan a los remanentes terroristas.

"Vamos a priorizar salud y educación con otros sectores, y el Ministerio de Defensa realizará las coordinaciones pertinentes. Conoceremos la realidad del Vrae", indicó.

Urquizo, quien hasta el lunes ocupó el despacho de Producción, afirmó que está listo para asumir el reto en Defensa y recordó que ha sido presidente de la Comisión de Inteligencia del Parlamento.

El ministro Calle también anunció mejoras en la estrategia de lucha contra el grupo armado y el narcotráfico y dijo que estas comprenderán actividades de inteligencia, operativos militares y desarrollo social en el Vrae.

"Va a haber una mayor inclusión social en el Vrae, vamos a asistir de tal manera que se pueda desarrollar el aspecto vial, los sembríos (cultivos) alternativos, la implementación de los medios educativos, igualmente el problema de las postas médicas", remarcó.

El presidente de Perú, Ollanta Humala, designó el martes a Urquizo y Calle, así como a la hasta ahora viceministra de micro y pequeña empresa, Gladys Triveño, al frente de Producción.

Urquizo y Calle suceden a Alberto Otárola en Defensa y a Daniel Lozada en el Interior, los cuales se vieron forzados a renunciar el jueves pasado ante una moción de censura presentada por la oposición en el Congreso precisamente por las muertes de soldados y policías a manos de los "narcoterroristas" en el Vrae.