Los trabajadores de la salud pública de Bolivia vencieron al presidente del país, Evo Morales, tras siete semanas de huelga y disturbios, y ya no regirá un decreto que aumentaba su jornada laboral de 6 a 8 horas, según un acuerdo firmado esta madrugada en La Paz.

Fuentes oficiales dijeron que el acuerdo fue firmado en el Palacio de Gobierno por el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, y líderes sindicales, pero no lo han aceptado aún los médicos, que también estaban en huelga desde marzo por el mismo decreto y analizan hoy si suspenden su protesta.

El secretario ejecutivo de la Confederación de Trabajadores en Salud, José González, declaró que los trabajadores del sector regresarán a sus funciones habituales de modo paulatino desde esta mañana.