Los funcionarios británicos han recibido autorización para trabajar desde sus domicilios durante los Juegos Olímpicos de Londres de este verano, como manera de hacer frente a los problemas de transporte, informa hoy el diario "The Times".

Miles de funcionarios que trabajan en la zona gubernamental de Londres tendrán horarios laborales flexibles entre el 21 de julio, seis días antes del comienzo de los juegos, y hasta que terminen los Parlímpicos, el 9 de septiembre, añade el rotativo.

La medida, según pudo saber el periódico británico, ha causado el malestar de la Asociación de Servicios Empresariales, que representa a una buena parte de compañías del país.

"Tener al 'corazón' del Gobierno trabajando de forma intermitente durante siete semana es mucho tiempo. Nosotros animaríamos a los ministros y a los funcionarios a que hagan lo que hace el sector privado para impulsar la economía, con o sin Juegos Olímpicos", señaló un portavoz de esa asociación.

Según "The Times", los ministerios han establecido como objetivo modificar el cincuenta por ciento de los viajes que hacen los funcionarios durante los Juegos Olímpicos de Londres, mientras que se suspenderá o modificará el envío de correspondencia, lo que hace pensar que habrá una parálisis laboral en el sector público.

A los funcionarios se les ha ofrecido distintas posibilidades para reducir sus viajes durante los Juegos, ya sea trabajar en oficinas del Gobierno que están más cerca de sus casas, ir caminando al trabajo o hacerlo desde casa, opción esta última que parece ser la más popular, añade el diario británico.

Tres ministerios importantes -Interior, Asuntos Exteriores y el de Comunidades- no han firmado este plan para recortar los viajes, pero otros 17 departamentos ya lo han hecho, agrega "The Times".

Al parecer, este programa ha sido firmado por el ministro de Transporte, Justine Greening, y el ministro del Gabinete, Francis Maude, sin tener en cuenta los problemas que pueda generar su puesta en marcha o la respuesta de la población.

Además, las siete semanas coinciden con el receso parlamentario de verano y las vacaciones escolares, lo que hace pensar que los funcionarios puedan perder la motivación para hacer sus labores.

El Ministerio de Transporte ha indicado que la opción de trabajar desde casa es en respuesta a la presión que puede sufrir la infraestructura del transporte de Londres en ese periodo.