Líderes demócratas en ambas cámaras del Congreso de EE.UU. continuaron hoy sus agrias disputas sobre el futuro rumbo de las detenciones militares indefinidas de presuntos terroristas capturados en este país, cuestión que ha sido clave en la lucha antiterrorista.

En el centro de la discordia está una enmienda al proyecto de ley de gastos de defensa propuesta por el legislador demócrata de la Cámara de Representantes Adam Smith para impedir la detención indefinida de presuntos terroristas que sean arrestados en EE.UU.

El presidente del Comité de Servicios Armados del Senado, el demócrata Carl Levin, dijo hoy al diario legislativo "The Hill" que no apoya la enmienda de Smith, que es el demócrata de mayor rango en un comité similar en la Cámara baja.

Para Levin, la Administración del presidente Barack Obama debe contar con la autoridad para detener indefinidamente a presuntos terroristas porque se trata de "enemigos combatientes" que "han declarado la guerra contra EE.UU.".

Smith, sin embargo, reiteró hoy su posición de que la Constitución exige que toda persona capturada en EE.UU. tenga derecho al debido proceso y, además, hasta ahora las autoridades han podido enjuiciar sin trabas a presuntos terroristas y sin tener que recurrir a detenciones indefinidas o custodia militar.

Mientras, una decena de exfuncionarios de alto rango del Gobierno de EE.UU. también criticaron la enmienda de Smith, que cuenta con el respaldo del republicano Justin Amash y que será votada esta semana en la Cámara baja.

En una carta enviada al presidente del Comité de Servicios Armados de la Cámara Baja, Howard "Buck" McKeon, el grupo de funcionarios de alto rango pidió que se mantengan en pie las cláusulas sobre las detenciones militares dentro del proyecto de ley de gastos de defensa para el año fiscal 2013, que comienza en octubre próximo.

En la misiva, con fecha del pasado día 9 y divulgada hoy en internet, los exfuncionarios consideraron que la enmienda de Smith sería contraproducente para la lucha antiterrorista, especialmente en unos momentos en que EE.UU. prepara la retirada de las tropas de combate de Afganistán y persiste la amenaza de grupos como Al Qaeda en la Península Arábiga.

La enmienda de Smith estaría "premiando a los terroristas con más derechos", aseguraron.

La oficina de Smith tachó de "ridícula" la acusación de los exfuncionarios, tras considerar que ésta tiene "puros objetivos políticos".

La carta está firmada por el exsecretario de Seguridad Nacional Michael Chertoff y los exfiscales generales Edwin Meese III y Michael B. Mukasey, entre otros.

Según los observadores, el debate sobre el manejo adecuado de los detenidos será el principal reto para lograr la aprobación esta semana del proyecto de ley de gastos de defensa.